lunes, 28 de noviembre de 2016

Exceso de deberes

Cada tarde al llegar a casa después de unas 8 horas de clase, más las correspondientes a las actividades extraescolares, nuestros niños y niñas se enfrentan a los deberes. Quedándose, sin prácticamente tiempo entre los deberes y la hora del baño y de la cena. Cada día son varias las horas que dedican nuestros hijos/as a los deberes, y entre esto y el resto de tareas se encuentran sumidos en un ritmo vertiginoso y cada vez más exigente que les deja sin tiempo ni para jugar, ni para aburrirse, generándoles unos niveles de ansiedad y estrés significativos. 

Bajo mi punto de vista como psicóloga infantil, los niños tienen demasiados deberes, o eso es lo que yo noto en mis pequeños en la consulta. Están aumentando vertiginosamente los casos de ansiedad y estrés infantil y este es uno de los factores que los desencadena, el no cumplir con las exigencias que les son impuestas. 

A pesar de que actualmente está muy de moda hablar sobre esto,  en realidad nada es nuevo, pero lo cierto es que las cifras de un reciente estudio encargado por IKEA pueden llegar a sorprender. Según su estudio casi el 50% de los estudiantes asegura que si tuvieran menos deberes podrían disfrutar más de estar con sus padres haciendo cosas divertidas y disfrutando más del entorno familiar.




Que los niños quieran hacer menos deberes es más que previsible, pero, lo cierto es que si que se ve un exceso de tiempo dedicado al día a actividades no placenteras y esto es una de las causas principales de la sintomatología ansiosa y depresiva que se está detectando en la población infantil. 

El 42% de los estudiantes entre 7 y 17 años consideran que tienen que dedicar demasiado tiempo a esta tarea. ¿Cuánto tiempo? La mayoría calcula que entre una y una hora y media cada tarde, mientras que hay quienes alargan esta estimación y hablan de una o dos horas cada día.


¿Por qué es importante revisar el exceso de deberes?

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha puesto en alerta que en los últimos años se ha incrementado el tiempo que los pequeños dedican en casa a realizar las tareas escolares, lo que según ellos demuestra que la escuela no responde adecuadamente a las necesidades educativas.

Estas razones son las que argumentan desde la CEAPA para intentar regular las tareas escolares:

-- En el cole hay tiempo más que suficiente para todo. Los niños deberían cumplir el proceso de enseñanza y aprendizaje en el colegio y en el horario escolar.

-- Los deberes generan desigualdades sociales y competitividad. Aparece que un niño los ejecute mejor o peor que otro, que haya niños con más ayuda externa que otros, las estructuras familiares que ayudan o no, etc. 




-- Profesores particulares. Cuantas más familias necesiten recurrir a las clases y profesores particulares para completar la educación de sus hijos, más está fracasando el sistema educativo reglado, cuyo objetivo es educar a toda la población escolar y garantizar la igualdad de oportunidades, que ya en este caso no se cumpliría puesto que no todos los padres pueden invertir este dinero extra.

-- Crean tensiones entre padres e hijos. En la mayoría de ocasiones, para poder hacer los deberes se quedan sin jugar, se generan broncas en casa, lo que genera rechazo. Es cierto que los niños y niñas tienen que saber cuáles son sus obligaciones, pero también deberían tener tiempo para jugar e incluso aburrirse.

-- Incompatibilidad de horarios. Hay padres que por sus horarios laborales salen tarde de trabajar y no disponen de tiempo, ya que, no vivimos en un país que donde está implantada la conciliación familiar, esto hace que los deberes se conviertan en un problema y que acaben de realizar sus tareas demasiado tarde para los niños. 

-- Desaparece el tiempo libre. Los niños/as necesitan tiempo para realizar actividades deportivas, lúdicas, culturales o de esparcimiento, que son fundamentales para su desarrollo personal.

¿Qué riesgos tiene este exceso de deberes?

Los deberes son necesarios y adecuados, siempre y cuando, estén bien orientados y en su justa medida. Permiten reforzar lo que han aprendido y ayudan a los pequeños a entrenarse en el esfuerzo, la organización y la planificación del tiempo. Todo esto, a condición de que sean tareas atractivas y tengan la ayuda necesaria o salgan del colegio con las ideas claras ya que si no, no saber gestionar bien las tareas es una fuente de frustración y angustia

En todo caso, no podemos olvidar que los niños son niños y necesitan jugar y divertirse. En el aprendizaje de la vida, tan importante es saber matemáticas como aprender a jugar y a relacionarse con otros niños en el parque. Claro que, en ocasiones, resulta más fácil o más cómodo para nosotros, llenar el tiempo con deberes que buscar alternativas estimulantes y socializadoras.

¿Cómo puedes ayudarles?

La plataforma Change.org ha servido a Eva Bailen para hacer pública una campaña a favor de regularizar la carga de deberes que tienen los niños españoles en edad escolar. La iniciativa que comenzó en el mes de mayo ha conseguido ya cerca de 220.578 firmas de personas que como ella y yo, consideramos abusiva la tarea que los pequeños deben realizar en casa una vez finaliza su jornada académica.

Eva comenta que el objetivo es concienciar socialmente sobre los efectos negativos que el exceso de deberes tiene en los alumnos, al mismo tiempo que reclamar un cambio en la legislación que determine la cantidad de ejercicios y el tiempo que se debe dedicar a ellos fuera del colegio. 

Su petición va acompañada de este vídeo que como mínimo te hará reflexionar...




Si quieres sumarte a la causa firma AQUÍ

Y tu...¿Qué piensas de este tema? ¿Crees que tus hijos/as tienen exceso de deberes?

Hasta la próxima semana!!

lunes, 21 de noviembre de 2016

5 Pautas para superar una infidelidad

Cuando se produce una infidelidad o, en muchas ocasiones, cuando se descubre, hay una auténtica explosión nuclear dentro de la relación y se inicia un proceso que le lleva a la persona "víctima" a replantearse el funcionamiento de la relación.

La infidelidad es un problema que afecta a muchas relaciones, y se basa en la ruptura de una de las bases de la pareja, la confianza y por otro lado de la fidelidad. Este es uno de motivos principales por los que una pareja acude a comenzar un proceso de terapia de pareja

Una infidelidad no es, una situación fácil de superar. Pero, es cierto, que con paciencia y dejando pasar el tiempo podréis superarlo.





Muchas parejas se preguntan si, en realidad, es posible superar una infidelidad tras conocer la implicación de otra persona en su relación, pero la respuesta a esta pregunta depende fundamentalmente del restablecimiento del vínculo de confianza entre los dos miembros y el grado de afectación de éste, pues en algunos casos queda perpetuamente dañado y la separación es la mejor solución para ambos.

La decepción es la emoción más habitual cuando aparece la infidelidad, pues el vernos engañados produce una acumulación de emociones negativas hacia la pareja que degradan la imagen que teníamos hasta ese momento de él o ella, y volver a restaurarla no siempre resulta fácil ni posible

¿Qué puede llevar a qué una persona sea infiel?


Las causas de una infidelidad son múltiples, no entienden de género y finalmente la principal es una elección personal. Pero si podemos enumerar los motivos más comunes que manifiestan las personas infieles cuando acuden a terapia:

-- Aburrimiento en la relación y el descuido, que nos anima a encontrar a una tercera persona que llene ese vacío emocional.
-- Necesidad de evadirse de la rutina del día a día de la relación que se ha vuelto negativa.  
-- Problemas evidentes en la relación que hacen que sea más fácil que una tercera persona resulte más atractiva en cualquier aspecto que la pareja actual.
-- Insatisfacción sexual. Con la nueva relación íntima, se busca complacer sexualmente , puesto que, en la relación formal, se ha desgastado o es inexistente, generalmente esto va acompañado de otros problemas. 
-- Despecho por infidelidad anterior del otro miembro de la pareja.

¿Se puede superar una infidelidad? 

, es posible perdonar y rehacer, lo que es difícil es olvidar y superar  los sucesos acontecidos, porque el pasado, es el que va a formar y condicionar el presente y el futuro.

Aunque, si que es cierto, que son muchas las personas que apuestan por la persona que quieren y ello no significa que se acepte, se justifique o que no tenga consecuencias, muy al contrario la elección del perdón implica un duro trabajo para la pareja, tanto para quién decide perdonar y seguir avanzando en su relación , como para la persona infiel.

Consejos para superar una infidelidad

Estos son los aspectos fundamentales que hay que trabajar para superar una infidelidad:

1.- Enfrentarte a la situación. La infidelidad ya ha ocurrido y ya no puede volverse atrás para evitarla. Tienes que, a partir de ahora, mostrar una actitud de afrontamiento ante esta situación y la vida futura, sin dejarte amilanar o mostrarte más pequeño/a o indefensa. Muchas personas, no lo afrontan y pueden caer en una depresión o simplemente “deciden” continuar sus vidas con eterna tristeza o rencores profundos que cada día les hacen más daño.

2.- Promueve la sinceridad. La sinceridad por ambas partes siempre es la mejor manera de afrontar cualquier problema que pudiera suceder en la pareja. En las parejas, como ya hemos visto, hay muchos condicionantes que pueden llevar a buscar un estímulo externo en las relaciones personales, y aunque ello no es justificante para tomar tales medidas, el sincerarse con el otro podría favorecer el trabajo en común sobre los puntos débiles de la relación o que el otro considera defectuosos para subsanarlos y llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos. Hablar de qué has dejado de sentir lo de antes puede hacer que busquéis soluciones y evitar el malestar que ocasiona la infidelidad




3.- Romper con la tercera persona. Romper la relación con la tercera persona es imprescindible siempre que se haya producido una infidelidad. produzca una infidelidad, aunque esta se haya producido de forma ocasional. 

4.- Empezar de 0. Una vez que la pareja ha manifestado la situación y debatido ampliamente el tema dejando al margen resentimientos iniciales, es preciso dejar claro que si se dan una segunda oportunidad se tiene que partir de 0 mediante un compromiso asumido por ambas partes, lo cual implica que la persona que ha sido infiel sea consecuente con la oportunidad que se le está brindando y no vuelva a cometer el mismo error. Hacer el esfuerzo de continuar sin mirar atrás, evitando a toda costa mencionar lo sucedido y caer en acusaciones o reproches, pues uno de los principales problemas a los que las parejas suelen enfrentarse tras haber vivido este tipo de situaciones es al clásico “perdono pero no olvido”.

5.- Buscar ayuda profesional. En muchas ocasiones, es imprescindible la terapia de pareja, para trabajar de forma individual con cada miembro de la relación el dolor y el malestar debido a la situación y en pareja para mejorar las secuelas que ha dejado la situación vivida y las debilidades de la relación que han podido llevar a que la infidelidad se produzca. Mi misión cómo psicóloga de pareja, es ayudaros de manera profesional en la superación de esta crisis, en vuestra consolidación personal y en la restauración de pareja

Y tu...¿Has vivido una situación de infidelidad? ¿Vuestra relación la ha superado? Cuéntanos tu testimonio que ayudará a otras personas.

Hasta la próxima semana!

lunes, 14 de noviembre de 2016

¿Quieres que tu hijo/a tenga buena autoestima?

En mi día a día en la consulta, llegan adultos con problemas de inseguridad y baja autoestima que hacen que refuerce la idea de que si esto se trabajara desde pequeños estas personas de mayores no tendrían que acudir a las consultas psicológicas. Estamos muy pendientes de crear una burbuja de bienestar adulto y se nos olvida la importancia de sembrar la autoestima infantil. Es imprescindible que nuestros pequeños crezcan en un mundo de adultos equilibrados, pues será lo mejor que les podamos transmitir. Sin embargo, si nos paramos a pensar sobre esto, no nos costará mucho darnos cuenta de que hacemos que nuestras carencias sean visibles y se las transmitamos finalmente. 

Una autoestima sana es la armadura que protegerá a nuestro hijo frente a los desafíos que le vaya presentando la vida. Los niños que se sienten bien con ellos mismos son capaces de manejar mejor los conflictos y de resistir a las presiones negativas. Tienden a sonreír con mayor facilidad y a disfrutar de la vida. Estos niños son realistas y, por lo general, optimistas.




Por el contrario, los niños con baja autoestima, los desafíos que les vayan apareciendo pueden convertirse en fuentes importantes de ansiedad y frustración. Los pequeños que tienen una negativa opinión de ellas mismas tienen dificultades para encontrar soluciones a los problemas. Si tienen pensamientos autocríticos como "no soy suficientemente bueno" o "no puedo hacer nada bien", pueden volverse pasivos, retraídos y deprimidos. Cuando tienen que hacer frente a un nuevo reto, su respuesta inmediata es "no puedo".

La autoestima es fundamental para un buen desarrollo

Como hemos estado comentado, la autoestima es un elemento imprescindible para el desarrollo óptimo de los niños. De su grado de autoestima dependerá su evolución en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades, y por qué no decirlo, en la construcción de su felicidad.

Cuando un niño construye una buena autoestima se siente competente, seguro, y valioso. Entiende que es importante aprender, y no se siente infravalorado cuando necesita ayuda. Será responsable, se comunicará con fluidez, y se relacionará con los demás de una forma adecuada. Al contrario, el niño con una baja autoestima no confiará en sus propias habilidades ni en las de los demás.

Se sentirá inferior frente a los demás y, por lo tanto, se comportará de una forma más tímida, más crítica y con escasa creatividad, lo que en algunos casos le podrá llevar a desarrollar conductas agresivas, y a alejarse de sus compañeros y seres queridos.

¿Cómo puedes fomentar su autoestima?

Una de las actividades que pueden ayudarte a fomentar la autoestima de tu hijo entre otras habilidades es nuestro Curso de Inteligencia Emocional para niños, en el que trabajamos de manera presencial con los pequeños de una manera dinámica y divertida para que aprendan jugando a quererse más a sí mismos y a que sin darse cuenta vayan desarrollando un gran abanico de habilidades que les protegerán frente a las dificultades que les vaya presentando la vida. 

Además de reforzarlos con nuestro curso, tu puedes contribuir con los siguientes consejos:
1) Dale amor incondicional. La autoestima aumentará si lo aceptas tal y como es, sin importar cuáles son sus puntos fuertes, sus dificultades, su temperamento o su destreza. Así que dale mucho amor, abrazos y besos. Y no olvides decirle cuánto le quieres. Cuando tengas que corregirle alguna conducta, aclárale que es su comportamiento y no él lo que es inaceptable. Por ejemplo, en lugar de decirle “¡Eres un niño malo!” o “¿Por qué no puedes ser bueno?”, dile: “No estuvo nada bien que empujaras a Sandra. Puedes hacerle daño. Por favor, no empujes”. 

2) Proporcionale atención. Reserva parte de tu tiempo para dedicarle a tu hijo tu atención completa. Eso le ayudará a reforzar la sensación de que es valioso e importante para ti. No tiene que ser mucho tiempo, pero, por ejemplo, si tu niño quiere hablar contigo, deja de mirar el móvil o apaga la tele para hablar con él. Además, mírale a los ojos para que sepa que realmente le estás escuchando.

3) Marca límites. Establece algunas reglas razonables y se consistente. Por ejemplo, si le dices a tu hijo que tiene que merendar en la cocina, no le permitas que coma por toda la casa al día siguiente. O si le pides que ponga la ropa sucia en el cesto, después no le digas que no importa si la deja en el suelo del baño, estas instrucciones lo que les genera es inseguridad y discrepancia.

4) Fomenta riesgos saludables. Anima a tu hijo a que explore cosas nuevas, como probar comidas diferentes, hacer nuevos amigos o aprender una actividad nueva. Aunque siempre existe la posibilidad del fracaso, sin riesgos no hay oportunidades para el éxito. 

Así que permite que tu hijo experimente y trata de no intervenir demasiado. Procura no “rescatarlo” si muestra frustración al usar un juguete nuevo. Si intervienes y le dices “deja yo lo hago”, vas a fomentar su dependencia y debilitar su autoestima y confianza en sí mismo. Su autoestima aumentará cuando exista un equilibrio entre tu necesidad de protegerlo con su necesidad de abordar nuevas tareas




5) Déjalo que se equivoque. Lo más probable es que tu hijo cometa errores. Sin embargo, los errores también son imprescindibles para conseguir lecciones valiosas que contribuyan a qué tenga más confianza en sí mismo. Por ejemplo, si pone su plato demasiado cerca del borde de la mesa y se cae, pregúntale qué puede hacer de manera diferente la próxima vez para que no vuelva a pasar lo mismo. De esta manera, su autoestima no sufrirá y comprenderá que es normal equivocarse de vez en cuando.

Cuando tú misma/o cometas un error, admítelo. Al reconocer tú tus propios errores, le estás enseñando a tu hijo una poderosa lección, ya que eso le ayudará a aceptar sus propios errores más fácilmente. 

6) Refuerza lo positivo. A todas las personas nos gustan las palabras de aliento. Esfuérzate por reconocer, todos los días, las cosas buenas que hace tu hijo y díselo. Le puedes comentar a su papá: “Julio lavó todas las verduras para la cena”. El pequeño no sólo disfrutará de tus halagos sino también de los comentarios positivos de su padre. Es importante que a su vez seas concreto/a, es decir, en lugar de decir “¡Lo hiciste muy bien!”, di: “Gracias por esperar con tanta paciencia en la fila”. De esta manera, el niño/a tendrá la sensación de haber logrado algo y su autoestima se fortalecerá. Además sabrá exactamente qué fue lo que hizo bien. 

7) No compares. Comentarios tales como "¿Por qué no eres como tu hermana?” o “¿Por qué no eres agradable como Hugo?”, simplemente le recordarán a tu hijo/a sus defectos. Es probable que sienta vergüenza, envidia y presión por competir. Incluso comparaciones positivas como “Tú eres el mejor jugador”, son potencialmente dañinas porque a tu hijo se le hará difícil alcanzar tu nivel de exigencia y esta presión puede generarle malestar. Si le dices que lo aprecias por ser como es, será más probable que se valore a sí mismo

Y tu...¿Qué haces para potenciar la autoestima de tu hijo/a?

Hasta la próxima semana!

lunes, 7 de noviembre de 2016

Los colores y el cerebro

Hoy comparto con vosotros una entrevista que he realizado esta semana sobre los efectos que producen los colores en las personas. Hace unos años escribí sobre esto en mi artículo "¿Cómo nos afectan los colores?" y creo que es un tema interesante y que presenta ciertas curiosidades que espero queden resueltas en este artículo en forma de entrevista. 

¿Cómo nos afectan los colores?

1.- ¿Podría usted mencionar alguno de los efectos fisiológicos que produzcan los colores?

Los colores generan en las personas efectos fisiológicos bastante complejos, ya que,  el ojo tiene la capacidad de absorber determinadas longitudes de onda y rechazar algunas no estamos capacitados biológicamente para recibirlas.




2.- Según su investigación se sabe que existen 2 tipos de efectos psicológicos en la persona, podría describirnos más detalladamente ¿qué son los efectos psicológicos directos y comentarnos algún ejemplo de ello?

Como habéis leído en mi artículo tenemos los efectos directos y los indirectos. Los efectos directos son los que nos afectan de una forma más consciente a las personas y son aquellos que nos transmiten sensaciones más directas en la situación que estamos viviendo cómo parecernos una sala más cálida o más fría, más alegre o sombrío, etc.

3.- Y, ¿qué son los efectos psicológicos indirectos?

Los efectos indirectos son aquellos más subjetivos de la persona, es decir, su preferencia personal, por ejemplo la decisión de cuál es su color preferido.

4.- Según su experiencia y conocimientos como psicóloga, ¿cómo influye la iluminación de un ambiente en el comportamiento de las personas?

La iluminación tiene una influencia total en las personas, en su comportamiento y en su estado de ánimo.
La luz natural nos transmite y da vida y nos proporciona bienestar. En el caso de la luz artificial, dependiendo del color de la luz, la calidez y la intensidad, también nos influye de forma distinta en nuestro estado de ánimo y actitud.

En las casas y lugares de ocio se puede conseguir  un ambientes más confortable regulando la intensidad de la luz general. Una iluminación indirecta, suave y difusa ayuda a relajar y provoca automáticamente un clima más intimo e incluso las conversaciones bajan de tono. Sin embargo, un local con una iluminación más elevada y directa genera en las personas más actividad, algo más adecuado en algunos lugares de trabajo. La clave está en adecuar la luz del espacio a su uso, variando la intensidad y el color de la luz.


5.- ¿Ha tenido pacientes que tuvieron algún problema psicológico  relacionado con su artículo sobre estos temas de los colores? De ser así, ¿podría explicarnos un poco del caso? ¿Cuáles fueron los problemas y reacciones que presentó el paciente? ¿Cómo logró usted ayudarle con su problema?

He tenido algún paciente daltónico al que este problema le ha generado algunas dificultades debido a su trabajo como vendedor de ropa y esto le generaba ansiedad. El grado de afectación de esta persona no era muy grave, no presentaba falta de capacidad para discernir cualquier color (acromatopsia), si no, un ligero grado de dificultad para distinguir algunos matices de rojo, verde y determinados tonos azules que hacían que los confundiera con verde.

Le ayudé a rebajar la ansiedad que le generaban algunas situaciones que vivía y a tomarse su dificultad de una manera más sana y adecuada.

6.- Luego de leer su artículo, nos dimos cuenta que existe una teoría psicológica del color según Max Luscher, ¿nos podría explicar más a detalle de que trata esto?

Lüscher advierte con la práctica que existen cuatro colores primarios psicológicos los cuales se pueden dividir a su vez en dos pares: los colores heterónomos y los autónomos. 

Los colores heterónomos son el Azul y el Amarillo, que representan la noche y el día respectivamente. Por lo tanto, el azul representa la tranquilidad, la pasividad, el reposo y el relajamiento general de la actividad metabólica. Por el contrario, el amarillo sugiere la luz del día, y representa la posibilidad de acción, de actividad, y una estimulación glandular.

Los colores autónomos el Rojo y el Verde representan la actividad ataque-defensa del organismo. El rojo como acción externa dirigida a conquistar y adquirir. El verde como autoconservación, defenderse de los ataques y sobrevivir.




7.- En otras palabras ¿qué es la psicología funcional?

La Psicología funcional, que también es llamada funcionalismo es una corriente filosófica y psicológica que se centraba en que la actividad psicológica y su afectación y el comportamiento se explicaba y estaba condicionado a la adaptación activa al ambiente por parte de la persona

8.- ¿A qué se refiere cuando mencionó: “La estructura de un color es constante, es decir, siempre tiene el mismo “significado objetivo”?

El color no varía, es el que es,  lo que varía es la percepción subjetiva de la persona donde va a influir su educación, aprendizaje, preferencias, etc.

9.- ¿Qué es lo que determina que una persona le otorgue cierta función a un color?

Su aprendizaje, valores, preferencias, situaciones vividas, etc. La vida y trayectoria vivida de las personas interfiere de manera directa en su percepción de los colores preferencias y gustos subjetivos.

10.- Desde su punto de vista como psicóloga, con sus propias palabras y conocimientos, ¿nos podría explicar el significado de los colores en nosotros?

El significado de los colores viene definido principalmente por dos factores: el efecto que tienen en nuestro estado de ánimo y en el significado cultural que le ha dado nuestra sociedad desde sus orígenes.  Podemos aprovechar estos efectos y significados con distintos propósitos, como por ejemplo decorar un dormitorio que transmita paz y relajación, conseguir generar un ambiente laboral creativo, influir a alguien mediante la forma de vestir, llamar la atención en campañas publicitarias e incluso crear una situación favorable para una relación íntima.

11.- ¿Los colores tienen diversos significados realmente?

Bajo mi experiencia profesional considero que totalmente, tu puedes crear un ambiente que transmita paz y tranquilidad o un ambiente más estresante con el simple hecho de pintar las paredes de un tono u otro.

12.- ¿Los colores catalogan la personalidad de una persona?

A tanto no creo que lleguemos, considero que tiene cierta influencia en nosotros pero hasta el punto de condicionar nuestra personalidad no creo.

13.-  ¿Qué influye que tengamos un color favorito?

Influye en que cada uno tenemos nuestras preferencias al igual que tenemos un equipo de fútbol favorito o una flor favorita, son las pequeñas cosas que van marcando nuestras preferencias y nuestra esencia como seres únicos e irrepetibles.

14.-  ¿Por qué los colores expresan diversos sentimientos o emociones?

Como he dicho anteriormente, por nuestros aprendizajes previos, experiencias, etc que han ido marcando nuestros gustos y preferencias.




15.- ¿Cuál es el color que se recuerda con mayor facilidad?

La memoria del color del ser humano es más bien pobre. De hecho, parece que siempre existe una alteración entre el color real cuando se percibe y la sensación de color que se recuerda como percibida. No recordamos los colores tal y como los vemos. Aunque parece que los estudios indican que la memoria tiende a exagerar los valores recordados, llevándonos a recordar más los colores vivos y brillantes

16.- ¿Cuál es la reacción del cerebro ante colores vivos (rojo, amarillo, naranja)?

La forma en que se produce el fenómeno es la siguiente: las diferentes longitudes de onda captadas por nuestra retina se convierten en  impulsos eléctricos que llegan al sistema nervioso, específicamente al hipotálamo, centro rector de los procesos hormonales y endocrinos.
Estas señales desencadenan estados diversos en el organismo: tristeza, alegría, excitación, rabia, entre otros.


17.- ¿Cuál es la reacción del cerebro ante colores oscuros (negro, azul, morado)?

La explicación científica: al ser el color luz y energía que captan nuestros órganos de los sentidos, dicha información estimula el cerebro, totalmente conectado a los ojos. En concreto, el negro se relaciona con la oscuridad, desespero, dolor, formalidad y solemnidad. Es la ausencia del color y de toda impresión luminosa, es lo opuesto a la luz ya que concentra todo sí mismo. Es el color de la tristeza.


18.- ¿Por qué un color provoca diversos sentimientos, a las personas?

Ya lo hemos comentado anteriormente, muchas veces, el color provoca sentimientos en las personas y está dada por los significados que la sociedad o la cultura le otorgan a los diferentes colores. En occidente, por ejemplo, el color negro está asociado a la muerte, el rojo a la pasión, el verde a la naturaleza, el azul a la calma y el reposo, el gris a la tristeza, etc. Además del tema meramente cultural, también interfieren los aprendizajes, vivencias, valores, etc de cada persona.

¿Sabias la influencia que ejercen los colores en nosotros? ¿Por qué crees que tu color preferido es el que es? ¿Qué crees que ha influido en tu decisión?

Hasta la próxima semana!