lunes, 26 de septiembre de 2016

10 pautas para vivir con una persona con Síndrome de Asperger

Aparentemente son personas comunes, sin ningún fenotipo externo visible que les haga diferentes. Ven, escuchan, hablan...como los demás. Aunque muchas personas piensan que son maleducados, agresivos o asociales porqué no presentan las pautas sociales que consideran "normales". Pero realmente padecen Síndrome de Asperger, un trastorno crónico y severo del desarrollo que provoca una alteración en la manera de procesar la información que perciben del exterior.

El Síndrome de Asperger se encuentra enmarcado dentro de los trastornos que forman el espectro autista, aunque por su inteligencia y capacidades del habla está diferenciado del autismo clásico.




¿Por qué son unos incomprendidos?

Las personas con Síndrome de Asperger desean tener amigos, pero les resulta difícil entablar una conversación; sin embargo, son capaces de hablar durante horas de su tema favorito. Necesitan rutinas muy rígidas y se alteran cuando se cambian debido a cualquier imprevisto, debido a esto, frecuentemente, se sienten ansiosos, desilusionados y enfadados, incluso pueden llegar a deprimirse.

Casi nadie los comprende. Son etiquetados de raros, complicados e incluso maleducados. Les resulta complicado comprender y entender los pensamientos y emociones de los demás, sobre todo por su dificultad para interpretar las expresiones faciales y el lenguaje corporal. A estas situaciones que pueden resultarnos sencillas, a las personas normativas, son muy difíciles y hacen que se enfrenten constantemente las personas afectadas por el síndrome de Asperger.

Aunque su aspecto es el de una persona fenotipicamente "normal", son muy inteligentes, hay que ener en cuenta que padecen un trastorno del desarrollo de carácter neurológico que afecta a su forma de comunicarse y relacionarse con los demás. El síndrome de asperger presenta diversos síntomas y genera distintos efectos en cada paciente; pese a todo, es posible aprender a vivir con él


10 pautas para ayudarles y comprenderlos

Hoy te muestro 10 pautas que te ayudarán a entender mejor ese trastorno y te permitirán relacionarte mejor con las personas con Síndrome de Asperger y te permitirán ayudarles con sus dificultades:

1.- Deja de ver a la persona con Síndrome de Asperger como un enfermo. Intenta enfocarlo como un tipo de personalidad. Como pasa con cualquier tipo de personalidad encontramos en cada una de ellas un lado positivo y/o negativo. La gente con el síndrome de Asperger generalmente es muy inteligente, pero necesita ayuda con sus habilidades sociales

2.- Consulta a un psicólogo, neurólogo y/o psiquiatra para aprender más acerca del Síndrome de Asperger. Como terapeutas, os ayudarán a desarrollar un plan de tratamiento para ayudarlos con su vida diaria.

3.- Ayúdale a seguir el plan de tratamiento establecido y a poner en práctica las habilidades sociales planteadas.




4.- Ten paciencia. En ocasiones, muestran una conducta complicada y difícil de entender, piensa que no es voluntario, forma parte de su dificultad. Con paciencia podrás hacerles entender lo que quieres enseñarles. 

5.- Respeta los horarios. Las personas con síndrome de Asperger respetan de manera muy rígida sus horarios, tanto de comidas, actividades, como de sueño. Por tanto, intenta no interferir, modificar o complicar la posibilidad de que se lleven a cabo, ya que son personas que se irritan con este tema muy facilidad debido a su dificultad para reorganizarse. Los horarios les dan tranquilidad y estabilidad, por lo que es esencial respetarlo.

6.- No pretendas cambiarlos. Muchas personas sienten gran frustración por intentar que sean más sociables o que salgan un poco más de casa. Son felices con su soledad y su mundo interior, no precisan de los demás para tener un día lleno y satisfactorio. No necesitan tener una vida social más activa para sentirse bien. Sin embargo, ofrecerles planes es una buena estrategia. Si les propones una actividad que le interesa, será un gran compañero de conversación y te aportará datos muy curiosos. Las personas con síndrome de Asperger, generalmente, tienen una memoria prodigiosa, son capaces de aprenderse de memoria una cantidad ingente de datos de su interés, por lo que se convierten en verdaderos expertos sobre temas en concreto.

7.- Respeta su espacio. A las personas con síndrome de Asperger les irrita muchísimo que invadan su espacio. Les cuesta entender el concepto de compartir, sus cosas son suyas, no las toques ni las cambies de lugar y si vas a hacerlo, avísales con antelación. Esto también se aplica a ellos mismos, su espacio vital es básico. Aunque seas una persona espontánea y cariñosa, entiende que no les gusta el contacto físico: pregunta antes de dar un beso o un abrazo, las sorpresas no son bienvenidas.

8.- Cuidado con los sonidos fuertes. Presentan una hipersensibilidad auditiva, se acabó el poner la música a todo volumen mientras limpias la casa. Las personas con síndrome de Asperger son extremadamente sensibles a los sonidos, por lo que evita tanto poner aparatos con un volumen elevado al igual que dar gritos.

9.- Refuerza sus logros. Aunque las personas con síndrome de asperger sean menos expresivas y parezcan frías y no exterioricen ni manifiesten sus emociones de forma normal, tienen su orgullo y como a todos, les gusta que su trabajo sea reconocidos. Las manifestaciones amables hacía ellos nunca están de más, y el expresar que han realizado bien alguna actividad es de suma importancia, aunque a la hora de contestar parezcan altivos.

10.- Dales la oportunidad de conocerlos. Las personas con síndrome de asperger son personas que rápidamente son etiquetadas como "raras", dales la oportunidad de conocerlas y de que puedan tener amigos y un entorno social agradable.

Con estas 10 pautas te será más sencillo entender mejor a las personas con síndrome de asperger y podrás facilitarles la vida y su integración en la sociedad actual en la que vivimos...vas a ponerlos en práctica?

Hasta la próxima semana!

lunes, 19 de septiembre de 2016

10 estrategias para acabar con los pensamientos suicidas

Tener pensamientos suicidas en algún momento es más habitual de lo que parece. Muchas personas han tenido alguna vez pensamientos suicidas cuando han pasado por un momento difícil de sus vidas. Esto no es ningún defecto de la personalidad, ni implica que se es más débil ni la presencia de un trastorno mental grave

Este tipo de pensamientos irracionales, generalmente aparecen como respuesta a un período de estrés o en un momento vital en el que la capacidad que tiene una persona de lidiar contra sus dificultades y adversidades se encuentra mermada. 

La dureza e intensidad de las ideas suicidas puede variar desde pensamientos fugaces sobre la muerte hasta planes detallados sobre cómo llevarlo a cabo y quitarse la vida.

Simplemente, en ocasiones, las personas sienten más dolor del que son capaces de soportar en ese momento y son invadidas por un dolor tan abrumador que sienten que no se va ir nunca y esto hace que aparezcan estos pensamientos suicidas. Pero la realidad es que con el tiempo y el apoyo todo dolor se supera, y se recupera la ilusión haciendo que los pensamientos suicidas desaparezcan




¿Qué ocasiona los pensamientos suicidas?

La inmensa mayoría de los suicidios se llevan a cabo durante una crisis depresiva. La persona que decide suicidarse, siente un dolor emocional tan intenso que se le hace insoportable, se siente desamparado, piensa que nada puede hacer cambiar su destino, que no cuenta con el apoyo de nadie y no ve otra salida a su dolor que acabar con todo mediante la muerte. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, el objetivo de estas personas no es morir si no acabar con ese sufrimiento tan intenso y no se les ocurre otra manera de mitigarlo que desapareciendo. Su estado mental depresivo les impide buscar otras alternativas, estando su pensamiento enfocado en los aspectos negativos de su vida, sin ser capaces de tener en cuenta los positivos

Los pensamientos suicidas suelen incluir las siguientes temáticas: 

-- Sentirse atrapado o desesperado, necesidad de escapar de esa situación que está viviendo. 

-- Sentir que es demasiado doloroso, agobiante o triste seguir viviendo y que la situación es insoportable

-- Obsesión por la muerte, por morir o por la violencia.

-- Sentir que los amigos y la familia estarían mejor sin él/ella

Estos son algunos de los factores de riesgo que pueden llevarte a tener pensamientos suicidas: 

-- Red social escasa

-- Encontrarse en la indigencia o en la pobreza 
-- Ser víctima de maltrato psicológico o moral 
-- Ser víctima de un delito
-- Fracaso escolar 
-- Pérdida de empleo o problemas económicos
-- Antecedentes familiares de enfermedad mental
-- Sufrir alguna enfermedad mental diagnosticada o no 
-- Padecer a un trauma, abuso y/o abandono 
-- Vivir la pérdida de un amigo o un ser querido 
-- Abuso de drogas o adicción a sustancias

La presencia de un trastorno depresivo mayor o una crisis depresiva aguda provocada por alguno o algunos factores de los anteriores, puede dificultar o hacer imposible que una persona se sienta feliz, que recuerde los buenos momentos o que encuentre la solución para sus problemas. Pero si estas leyendo este artículo probablemente quieras cambiar tu destino y encontrar otro camino, a continuación te muestro algunas estrategias que van a ayudarte. 

10 estrategias para acabar con ellas

1.- Busca ayuda profesional ya!!. Los pensamientos suicidas pueden ser abrumadores y no hay motivo para luchar contra ellos tú solo, pedir ayuda es de valientes. Los profesionales en salud mental podemos ayudarte a lidiar con lo que causa tus pensamientos suicidas.

Yo como psicóloga clínica te aconsejo la terapia cognitivo-conductual (TCC) que te ayudará a cambiar la forma de pensar irracional y “automática” y te ayudará a pensar diferente.  

2.- Elabora una lista de cosas que amas. Anota los nombres de tus mejores amigos y familiares, tus sitios y lugares favoritos, música, películas, libros que te hayan encantado. Incluye esas cosas pequeñas como tus comidas favoritas, deportes, pasatiempos y las pasiones que te han ayudado hasta ahora aunque ahora no consigas sentir lo mismo. 


3.- Anota cosas que te gustaría hacer en el futuro. Haz una lista de cosas que te gustaría hacer en tu vida o hasta este momento te habías planteado hacer en tu vida, como los lugares a los que te gustaría viajar, los hijos que quieres tener, las personas a las que quieres y que quieres hacer con ellas, las experiencias que te gustaría vivir.

4.- Anota cosas que te ayudarán a no hacerlo. Elabora una lista de todo lo que puedes hacer para evitar cometer un suicidio cuando los pensamientos empiecen a abrumarte. Piensa en lo que te ha funcionado hasta el momento para deshacerte de pensamientos que te hacían daño y distraerte, como por ejemplo: 


-- Ir a tu restaurante favorito 
-- Llamar a un amigo para hablar
-- Mirar tu programa de televisión y/o película favorita
-- Leer un libro que te haga desconectar
-- Irte de viaje o a algún sitio en el que sientas paz



5.- Haz una lista con las personas que te sirven de apoyo. Anota por lo menos cinco personas y sus números de teléfono, tienen que ser personas que para ti sean confiables y con las que puedas hablar. Incluye las máximas personas posibles para disponer de alternativas en caso de que alguien no esté disponible cuando llames. 

6.- Elimina de tu entorno todo lo que puede hacerte daño. Desde este momento, deshazte de todo lo que te pueda hacer daño. Es más probable que tus pensamientos suicidas se conviertan en realidad si tienes en tu entorno maneras de hacerte daño. Deshazte de todo lo que podrías utilizar para herirte o matarte, como pastillas, máquinas de afeitar, objetos cortantes o armas de fuego. Dáselos a alguien para que los guarde, tíralos o guárdalos bajo llave.

7.- Aprende a reconocer las señales de advertencia. Los pensamientos suicidas no se producen por sí solos, sino que vienen ante determinadas situaciones, personas, recuerdos, etc, así como por los sentimientos de desesperanza, depresión, dolor o estrés. Aprender a reconocer qué pensamientos y situaciones suelen aparecer te ayudará a trabajarlos y acabar con ellos. 

8.- Mantén tus relaciones sociales. Construir una red de apoyo sólida es una de las cosas más importantes que puedes hacer para poder lidiar con tus pensamientos. Sentirte solo, sin apoyo o como si los demás estuvieran mejor sin ti son sentimientos comunes que aparecen detrás de los pensamientos suicidas

9.- Quierete a ti mismo. Intenta trabajar junto con tu terapeuta en modificar tus pensamientos irracionales y en darte cuenta de que no son ni ciertos ni objetivos. Cuando lo consigas, empezaras a aliviar el dolor y empezarás a ser más amable contigo mismo y te empezarás a ver como una persona fuerte y perseverante.

10.- Evita las drogas y el alcohol. Las drogas y el alcohol están involucrados en muchos suicidios porque nublan el juicio, por lo tanto, intenta buscar ayuda para hacerlos desaparecer de tu vida.

¿Tienes pensamientos suicidas? ¿Ya has buscado ayuda? ¿Crees que estos consejos pueden ayudarte? Déjanos tu testimonio en comentarios, puedes ayudar a otras personas que necesitan ayuda como tu.

Hasta la próxima semana!

lunes, 12 de septiembre de 2016

11 señales de que estás sufriendo maltrato psicológico

Existe un tipo de violencia sorda, muda, invisible en la que se hace sufrir a una persona mediante la culpabilización o desvalorización aprovechando el cariño que ésta siente hacia su agresor: el maltrato psicológico.

En ocasiones puede ser difícil identificar qué conductas constituyen un maltrato psicológico pero en este artículo vas a aprender a identificar tanto las señales que te indicaran que estás siendo maltratada/o y de las consecuencias que va a tener en ti.





La mayoría de las definiciones de maltrato psicológico coinciden en describirlo como cualquier tipo de comportamiento repetido de carácter verbal, activo o pasivo, que agrede a la estabilidad emocional de la otra persona, y se produce de forma continua y sistemática. El objetivo de dicho comportamiento es hacer sufrir a la víctima mediante la intimidación, culpabilización o desvalorización aprovechando el amor o cariño que ésta siente hacia su agresor.

Este tipo de maltrato psicológico es el más difícil de localizar y evaluar por lo que la gravedad se evalúa según su frecuencia y por el impacto psicológico que le ocasiona a la víctima. 

A pesar de que muchas personas lo asocian con malas relaciones de pareja, el maltrato psicológico puede aparecer en distintos ámbitos; pareja, familia, amigos, trabajo, pudiendo ejercerse por parte de un hombre hacia una mujer o viceversa.

El maltratador psicológico suele comenzar acosando a la víctima, reduciendo su libertad, aislándola de su entorno (familia, amigos, etc), destruyendo su autoestima, bloqueándola y minando su percepción de seguridad y trasformándola poco a poco en una persona insegura y dependiente.

Estas son algunas frases que comentan en las sesiones mujeres y hombres que sufren maltrato psicológico“Se enfada cuando salgo con mis amigas”, “Me dice que no me maquille demasiado”, “De cualquier cosa soy la culpable" " Se burla cuando propongo algo" "No le gusta que lleve una falda muy corta”, “No muestra interés ni quiere que hable con mis compañeros de trabajo”. 

Señales de qué estás pudiendo ser maltratada/o

¿Estaré exagerando? ¿Lo habré provocado yo? ¿Tal vez si se lo hubiera dicho de otra forma…? Mejor no le digo que… no va a ser que… Estas dudas sobre su agresor son frecuentes en las personas maltratadas. Debido al agotamiento emocional al que están sometidas las víctimas, pueden llegar a justificar hasta una agresión física, por tanto, como no van a ser capaces de justificar una agresión más pasiva como es el maltrato psicológico

Aquí te muestro 11 señales que te harán reconocer que estás siendo víctima de un maltrato psicológico:




1.- En numerosas ocasiones haces cosas que no te apetecen o con las que no estás de acuerdo para evitar una discusión.

2.- Controla el dinero que gastas, el lleva la economía en casa y tienes que pedirle dinero justificando para que lo necesitas o que vas a comprar, incluso le pides permiso para comprarlo y luego tienes que justificarlo

3.- Opina abiertamente sobre tu ropa y tu estilo a la hora de vestir, no permitiéndote ponerte algunas prendas que califica como inadecuadas aunque a ti te gusten. Se enfada si no te pones lo que a él le parece bien por lo que muchas veces acabas cambiándote de ropa. Estas cambiando tu estilo de vestir o en algunas ocasiones decides no comprar cosas que te gustan para evitar su enfado o para no tener problemas

4.- Mantienes relaciones sexuales con esa persona aunque no te apetezca para evitar un enfado. 

5.- Quita importancia a tus logros personales o laborales. Ves claramente que valora más a otras personas que a ti. 

6.- En la mayoría de ocasiones, cuando aparece una discusión, cedes tú aún teniendo la razón para evitar que deje de hablarte o te haga el vacío durante días.

7.- Te hace sentir que no serías nadie ni serías capaz de salir adelante si no estuvieras a su lado.

8.- Utiliza el chantaje emocional frecuentemente para conseguir sus objetivos. 

9.- Te recuerda cada vez que puede los errores que has cometido o que el cree que has cometido (mejor dicho). 

10.- Has dejado de contar tus problemas de pareja a las personas de tu entorno porque sabes que si se enterase se enfadarían. 

11.- Temes como decirle las cosas porque sabes que su reacción puede ser desproporcionada. 


Consecuencias de aguantar un maltrato psicológico


Estas son algunas de las consecuencias que tendrás si aguantas este tipo de maltrato psicológico algún tiempo y no decides frenarlo:


  • Sensación de haber dejado de ser la persona que era
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Apatía
  • Sentimientos de impotencia e inutilidad
  • Indecisión
  • Inseguridad
  • Malestar físico
  • Baja autoestima
  • Pérdida de relaciones sociales pudiendo llegar al aislamiento
  • Estado de ánimo bajo y deprimido
  • Patrones del sueño alterados
  • Trastornos alimentarios
  • Adicción a sustancias (en las que cabe destacar las benzodiacepinas y el alcohol)
  • Dejadez y descuido personal
  • ...

¿Vas a permitir que una persona te anule como persona? Si te sientes identificada con este artículo pide ayuda lo antes posible y sal de este infierno!! Si no sabes como deja tu comentario en este post o mándame un correo electrónico a psicoeducavlc@gmail.com


Hasta la próxima semana!

lunes, 5 de septiembre de 2016

Reponerse tras el divorcio o separación

Una de las temporadas del año donde más divorcios o separaciones se producen es al finalizar el verano, quizás el haber pasado tanto tiempo juntos en pareja, estar tanto tiempo con la familia, etc, dispara los desencuentros y esto hace que muchas parejas tomen la decisión de poner fin a su matrimonio. 

Te anticipo que superar un divorcio resulta en la mayoría de los casos un proceso doloroso. Después de años de convivencia, de compartir sueños, metas y necesidades debemos replantearnos de nuevo el futuro y hacer borrón y cuenta nueva y esto en un principio se hace cuesta arriba. 





Puede que ahora te preguntes cómo vas a sobrevivir a esa etapa tan dolorosa. Hoy vamos a ver algunas pautas que pueden ayudarte a recuperar tu vida y el equilibrio lo antes posible tras el divorcio e iniciar una nueva vida en la que obtengas el bienestar y la felicidad que tú deseas y necesitas.


8 Pautas para superar el divorcio o la separación


No importa cuáles sean los motivos de tu separación, te estás desvinculando de una persona que alguna vez ha tenido una importancia vital para ti, por lo que es difícil superar un divorcio, sobre todo si tienes hijos.


Aquí tienes algunas pautas que te ayudaran a reiniciar tu nueva vida:


-- Haz un diario y analiza tu evolución en tu forma de pensar y actuar con respecto a la ruptura o el divorcio. 


-- No te compares con los demás. Ten claro que cada situación es distinta y que cada persona es diferente y lleva sus procesos de manera dispar. Por lo tanto, la misma situación, no nos afecta a todos de la misma manera.


-- Busca nuevas actividades y relaciones que vayan formando tu nueva identidad. Crea nuevas amistades y procura visitar lugares que te produzcan bienestar y que sean nuevos, es decir, sitios a los que nunca fuiste con tu ex pareja.


-- No te aísles ni vivas solo estos momentos difíciles. Apóyate en tu familia y/o amistades, pero elige cuidadosamente aquellas personas que tengan la capacidad de escucharte, respetar tus emociones y apoyarte.




-- No tengas prisa por iniciar una nueva relación de pareja. Es imprescindible que primero te tomes tu tiempo para reencontrarte contigo mismo/a, decidir cuál va a ser tu nuevo proyecto de vida y a tu rimo ir sanando tu dolor de una manera adecuada, las heridas y las inseguridades resultantes del divorcio o ruptura amorosa tienen que ir superándose para que una nueva relación funcione. 


-- Cuídate. Mantén una alimentación sana y saludable, haz ejercicio e intenta dormir y/o descansar lo mejor posible.


-- Incorpora y realiza actividades que te hagan sentir bien. Intenta estar activo/a, haz cosas que te gustan y te motivan como algún deporte, paseos, teatro, conciertos, fomenta la risa, eso te ayuda a desenfocarte de la tristeza y del vacío. Así es más sencillo pasar por este proceso.


-- Busca ayuda profesional de un psicólogo. Si ves que no consigues superarlo por ti mismo, busca ayuda profesional lo antes posible. 
Tengo comprobado que buscar terapia profesional lo antes posible va a ayudarte a sufrir menos y a recuperarte mucho más rápido.  Va a ayudarte a conseguir tu bienestar, equilibrar tus sentimientos, superar y no centrarte en la confusión que sientes y así puedas conseguir tu bienestar y equilibrio lo antes posible.

¿Estás pasando por esta situación? ¿Vas a intentas poner en práctica estos consejos?

Nos vemos la próxima semana!