lunes, 11 de mayo de 2015

Cómo ser menos impulsivo

La impulsividad, es la predisposición que tenemos a reaccionar de manera inesperada, rápida, y desmedida ante una situación externa que puede resultar amenazante, o ante un estímulo interno, sin reflexionar previamente ni tomar en cuenta las consecuencias que podemos provocar con nuestros actos.

En la impulsividad predomina la baja tolerancia al estrés y la frustración, la falta de control de impulsos, y el comportamiento agresivo, pueden poner en riesgo a la persona que puede llegar, incluso, a cometer actos delictivos. Ser impulsivo puede asociarse a imprudente, arriesgado, poco reflexivo, insensato, natural, inconsciente, rápido e irresponsable.

Hay momentos en los que la conducta impulsiva viene bien, pero es más habitual que te genere problemas. La raíz de la conducta impulsiva generalmente proviene de sentimientos abrumados por tus emociones. Los celos, la ira, la inseguridad o el miedo pueden hacer que actúes en formas de las que luego te arrepientas. Aprender cómo dejar de ser impulsivo no es fácil, tienes que aprender cómo controlarte y pensar antes de actuar.

¿Qué puedes hacer?

1.- Identifica como te sientes. Obsérvate para determinar qué emociones aparecen cuando te ves abrumado por tu conducta impulsiva. ¿Estás aburrido? ¿Enfadado? ¿Te sientes ignorado? ¿miedo? ¿Fuera de control? Conocer tus propios detonantes hará que puedas controlar tu conducta la próxima vez que sientas que está por venir un ataque impulsivo.

2.- Piensa en las consecuencias. Seguir tus impulsos puede tener consecuencias positivas, pero generalmente tus impulsos hacen algo de lo que te puedes arrepentir. La próxima vez que quieras seguir los impulsos detonados por emociones negativas, piensa nuevamente en los resultados que obtuviste la última vez.

3.- Aprende a controlar el impulso. Puedes contar hasta tres antes de pasar a la acción o beber un vaso de agua. Lo importante es encontrar una estrategia que te permita reposar unos segundos cualquier idea que te venga a la cabeza, seguro que esto cambia la consecuencia al entrar tu parte racional en juego y pensar en las consecuencias.

4.- Planifica tus acciones. Invierte tu tiempo en jerarquizar tus prioridades. Esto te ayudará a llevar a cabo tus proyectos sin generarte tantas tensiones.

5.- Verbaliza los pensamientos en lugar de ir directo a la acción. Di lo que piensas antes de actuar

6.- Relájate. La impulsividad comporta un fuerte sentimiento de urgencia. Las técnicas de relajación y de respiración te ayudarán a relajarte y bajar la ansiedad.

¿Qué piensas de estas técnicas? ¿Crees que pueden ayudarte?

Hasta el próximo día!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario