martes, 27 de mayo de 2014

Alimentos que te animan

¿Sabes que los alimentos que comes pueden afectar tu estado de ánimo? Si no lo sabías esto es así, los alimentos pueden influir en la química de tu cerebro y regular la producción y concentración en la sangre de ciertos compuestos biológicos que intervienen en tu estado de ánimo.


La relación entre comida y felicidad está muy bien estudiada, y desde hace décadas, por ejemplo  a mediados de los ochenta, científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (EEUU) demostraron que un puñado de cerezas es mejor que cualquier medicamento antidepresivo por sus nutrientes.

La clave para mantener una dieta que nos haga felices se encuentra en priorizar algunos nutrientes con determinados nutrientes que promueven estados de ánimo positivos. Pero, además de los alimentos, para que esto tenga efecto tenemos que ser consecuentes con una forma de vida saludable que la acompañen. 

¿Qué alimentos son los que mejor nos hacen sentir?

Estos son los nutrientes y principios activos que fomentan la felicidad y que más influyen en nuestro estado de ánimo, así como los alimentos más ricos, que podemos priorizar en nuestra dieta si queremos cuidar nuestro bienestar emocional. En general, los alimentos que inducen el bienestar son los que aumentan los niveles de serotonina en el cerebro o la secreción de endorfinas.

Vitaminas B y C

Las vitaminas hidrosolubles del tipo B y C son imprescindibles para nuestro bienestar emocional y físico, ya que cumplen un papel fundamental en nuestro organismo. La falta de ambas vitaminas provoca cansancio y debilidad. Además las vitaminas B1 y B6 tienen un papel muy relevante en el buen funcionamiento del sistema nervioso.

La vitamina B se encuentra en las proteínas de origen animal y vegetal: carne, pescado, huevos, lácteos, levadura de cerveza, germen de trigo… El ácido fólico se encuentra, sobre todo, en la casquería, las verduras de hoja verde y las legumbres. La vitamina C se encuentra muchos vegetales y frutas, aunque la mayor concentración se encuentra en el pimiento, el perejil, el kiwi, el brécol y los cítricos.

Dos ejemplos de alimentos con estas vitaminas son: 

Fresas: Fuente rica de vitamina C, que interviene en la producción de endorfinas y a la absorción de hierro. También son una buena fuente de potasio, que ayuda en la generación de los impulsos nerviosos. El color rojo de las fresas se debe a antocianina, un flavonoide que también mejora nuestro estado de ánimo. Además, las fresas tienen un sabor muy parecido al ácido valproico, un medicamento que reduce la depresión

Naranjas: ricas en vitamina C precursora de endorfinas. También contienen buenas cantidades de vitaminas del grupo B y flavonoides. Son una excelente fuente de antioxidantes. 

Hidratos de carbono

Aunque en una dieta sana y equlibrada no debemos abusar de los hidratos de carbono, estos son esenciales para nuestro organismo.

Pasta: Es una gran fuente de hidratos de carbono complejos, que nos brinda saciedad mientras favorece la liberación de energía lentamente. La proteína de las pastas contiene dos aminoácidos, triptófano y L – fenilalanina, que también estimulan la producción de endorfinas .

Triptofano

Es un aminoácido imprescindible para la liberación de serotonina, un neurotransmisor que juega un importante papel en la inhibición de la ira y la agresividad. Se trata de una sustancia que sirve para controlar la ansiedad y el estrés y, además, previene el insomnio. Es un nutriente abundante en los huevos, la leche, los cereales integrales, los dátiles, los garbanzos, los frutos secos y los plátanos.

Por ejemplo, las nueces son la principal enemiga del colesterol. Reduce la saturación de grasa en la sangre, lo que se traduce en bienestar.

Fenilalanina

La fenilamina es uno de los 10 aminoácidos esenciales en el ser humano, sin los cuáles no podemos vivir. Tiene un significativo efecto antidepresivo y funciona también como analgésico. Además, ayuda a incrementar los niveles de endorfinas, lo que nos da sensación de bienestar.

Se encuentra en alimentos ricos en proteínas como los huevos que contienen la molécula serotonina que evita los cambios de estados de ánimo. Su ausencia provoca depresión, obsesión e irritabilidad. Como curiosidad te digo que el huevo en las cenas ayuda a conciliar el sueño

Ácidos grasos omega 3

Según un estudio de la revista Nature Neuroscience las carencias de ácidos grasos omega 3 pueden afectar negativamente a la estabilidad emocional.

Un alimento rico en omega 3 son las sardinas. Si tomas sardinas serás feliz, eso es así.

Dopamina

El aguacate, quién te iba a decir cuando entras en una frutería que es el rey de la fiesta. Te lo presento, rebosa dopamina y eso significa que su misión principal es aumentar los niveles de las sensaciones placenteras y aliviar el dolor. 

Teobromina

La teobromina es un alcaloide que sólo se encuentra en el cacao, el guaraná y la yerba mate. Se trata de un importante estimulante del sistema nervioso central, de ahí que los tres alimentos en que se halla provocan un efecto inmediato activador sobre nuestro estado emocional.

El te verde es el colmo del bienestar, alimento muy rico en teobramina. Rico en antioxidantes y aminoácidos, por eso eliminamos estrés. Nuestra memoria y concentración se verán mejoradas. Otro alimento fantástico es el chocolate en su versión más pura, ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer y favorece la función cognitiva.

Y tu...¿Cómo alimentas tu estado de ánimo?

Hasta el próximo día.

martes, 20 de mayo de 2014

Adicción a las apuestas online

La adicción a las apuestas online, entraría dentro de la ludopatía que como sabemos es un trastorno en el que la persona se ve obligada, por una urgencia psicológicamente incontrolable, a jugar, de forma persistente y progresiva, afectando de forma negativa a su vida personal, familiar, laboral, etc.

El juego patológico se clasifica en el DSM-IV-R (Manual de los criterios diagnósticos) como un trastorno del control de los impulsos, que también incluyen la cleptomanía, piromanía y tricotilomanía.

La ludopatía se caracteriza fundamentalmente porque existe una dificultad para controlar los impulsos de jugar, y que en cierto sentido tiende a manifestarse en practicar, de manera compulsiva, uno o más juegos de azar. Afecta a la vida diaria de la persona que padece esta enfermedad adictiva, de tal forma que la familia, la alimentación o incluso el sexo pasa a ser algo totalmente secundario. Por todo ello, no se debe de confundir la ludopatía con un vicio, ya que en estos casos nos encontramos ante una grave enfermedad crónica, una adicción.

Apuestas online

El juego online se ha duplicado en un año y, de su mano, los casos que encontramos de dependencia. El aumento progresivo y constante de máquinas de apuestas y de juegos online se empieza a percibir de forma notable en los centros de tratamiento de adicciones. El número de personas que pide ayuda es cada vez mayor y ha crecido en los últimos meses, a la par de como han aumentado las opciones que existen de jugar tanto en los bares como por Internet desde el móvil, casa, etc.

Los últimos datos recogidos dejan ver que aunque el sector preferido sigue siendo el de las apuestas deportivas, la comodidad de acceder desde casa a los juegos de casino online como las máquinas tragaperras, el póker, la ruleta y el blackjack ha hecho que empiecen a ocupar un lugar importante entre los usuarios.

El perfil de los adictos que buscan ayuda es varon y menor de 35 años. En la mayoría de los casos cuentan con un sueldo estable, aunque se vuelven económicamente dependientes debido a las deudas que ocasionan. Casi siempre el problema lo descubren las familias porque se han gastado en diversas ocasiones todo el dinero del hogar.


Pero, al igual que no todos los que beben son alcohólicos, no todos los que juegan van a ser ludópatas. En ese sentido, la ludopatía llega cuando existe dependencia y abuso, es decir, cuándo se produce una pérdida del control de los impulsos y mientras esto no se produce, el juego puede ser adecuado.

Sube la adrenalina

En las apuestas, la ludopatía aumenta porque, el problema es doble. Por un lado, por la accesibilidad que se tiene, es muy sencillo porque en cualquier bar puedes encontrar una máquina. Por otro lado, la sociedad se ha transformado, han aparecido las nuevas tecnologías y podemos jugar en cualquier sitio y a cualquier hora.

A todo ello esto hay que añadir que cuando se ha apostado los partidos se ven con un nivel de adrenalina superior, que luego te pide el cuerpo. Además, actualmente existen muchas más combinaciones posibles a la hora de poder ganar dinero. Antes con las quinielas, ponías 1, X o 2 y esperabas. Ahora, se puede elegir quien gana, qué equipo marcará primero, quién marcará los goles o cuál será el resultado en la primera parte de un partido. Al haber más fracciones a las que apostar, la gente se pica mucho más.

¿Qué puedo hacer?

Tener a un amigo o un ser querido con un problema de adicción puede ser extremadamente difícil. Aquí tienes algunas pautas que pueden ayudarte.

-. Determina si tu amigo o ser querido tiene un problema. Hay varias señales que pueden mostrarte si alguien puede tener adicción a las apuestas. 

Responde estas preguntas: 1) ¿Alguna vez ha pasado muchos días o semanas seguidos apostando o pensando en apostar? 

2) ¿Aumenta sus apuestas o apuesta aún más para tratar de recuperar sus pérdidas? 

3) ¿Está deprimido cuando no apuesta o intenta alejarse de su hábito de apostar? 

4) ¿Apuesta como escape de su vida diaria o para estar triste, enfadado, etc? 

5) ¿Alguna vez ha mentido sobre la frecuencia de sus apuesta o cuánto ha perdido? 

6) ¿Ha vendido, empeñado o robado cosas para pagar apuestas? 

-. Lee libros e investiga en Internet sobre esta adicción. Aprende todo lo que puedas para ganar el máximo conocimiento, así podrás confrontar a la persona con su problema. Investiga psicólogos, psiquiatras y centros de tratamiento que se especialicen en la adicción a las apuestas. Obtén información sobre sus tratamientos y condiciones de acceso. Nuestro centro A2adicciones Valencia puede ayudarte. 

-. Habla con tu amigo o pariente sobre su problema. No le juzgues o confrontes. Elabora la lista de preguntas del paso 1 y escuchar sus respuestas para determinar si piensa que tiene un problema.

-. No abandones. Si tu amigo o pariente no admite que tiene un problema, no te rindas. Sigue trabajando con él para que admita su adicción.Una vez que reconozca que tiene un problema, dale los nombres de los centros y tratamientos para que puede asistir y buscar información.

¿Conoces a alguien con este problema? ¿No sabes como ayudarle?

Hasta el próximo día! 

martes, 13 de mayo de 2014

Cree en ti...no permitas que te afecte lo que piensen los demás

Conseguir creer en ti solo depende de ti mismo. Desde que somos muy pequeños comenzamos a formar la imagen de quienes somos, cómo nos gusta ser físicamente, para qué consideramos que tenemos capacidades, talentos y  también, cuáles son nuestras debilidades.

Las personas que no tienen confianza en sí mismas se quedan en su "zona de confort" o zona conocida y nunca salen a explorar nada nuevo. Es fantástico luchar por tus metas cuando tienes el apoyo de la gente de tu alrededor. Por suerte, esto ocurre la mayoría de las veces, la gente que te quiere quiere que estés bien y que logres todo aquello que deseas, pero, ¿y si no es así?...

Existe la posibilidad de que haya personas que no crean en ti ni en lo que haces o pretendes hacer. Tenemos que ser conscientes de ello, además nos afecta más cuándo estas personas son de nuestro entorno. 


Cuando esto anterior nos ocurre, la motivación cae en picado e, incluso, en algunos casos llegan a decirte que lo que haces no va a llegar a ningún sitio, que no sirves para eso o que probablemente sea un capricho que dejarás en unas semanas…todo esto puede hacer que te entren ganas de tirar la toalla y de desistir en tu empeño pero...

Ni siquiera la opinión de nuestro entorno más cercano debería influirnos. Sólo las personas que piensan con mentalidad positiva y ganadora consiguen lo que se proponen. Estas últimas, son las que no permiten que nadie se interponga entre sus planes y cuando alguien externo duda de su valía personal, lo aceptan y siguen adelante de la misma manera. Nunca pondrán fin a las acciones que iban a llevar a cabo, debido a la opinión de los demás. 

Cada uno tenemos un tipo de personalidad y cada una de ellas tiene su lado bueno y malo, pero, ninguna es mejor que otra. Es necesario que nos aceptemos tal y como somos, para que todo el potencial que albergamos dentro salga  hacia fuera. Creer en uno mismo, es imprescindible para dar el paso de decidirte y atreverte a vivir nuevas experiencias. Nos quedaremos con la duda de saber hasta donde podíamos llegar, si no nos aventuramos a explorar nuevos caminos. 

No permitas que un comentario como: “tú no puedes”, te paralice en tus decisiones, ni siquiera cuando esa opinión negativa venga de familiares y personas de gran confianza. Esas malas opiniones deben servirte para impulsar tus ganas de luchar, ya que, si algo no se intenta, no puedes saber si va a salir bien o mal. Cambia el “no puedo hacerlo” por el “creo en mi y lo voy a intentar”. Creer en ti mismo, es el mejor acto que puedes regalarte, porque si tú no crees en ti, tampoco lo harán los demás

¿Por qué no creo en mi?

Desde que somos niños vamos formando nuestra autoimagen y le vamos dando forma mediante todas las experiencias que vamos viviendo y en gran medida "gracias" a nuestras relaciones con los demás. Pongo gracias entre comillas porque desgraciadamente valoramos como demasiado importantes a las valoraciones de los demás y a sus opiniones sobre ellos, sobre nosotros o sobre lo que se supone que debería ser, por lo que es muy habitual que el concepto que tenemos de nosotros mismos lo abandonamos en manos de otros, dándole más valor a su opinión que a la propia. En este momento es cuando saboteamos nuestra propia imagen y dudamos o dejamos de creer en nuestras capacidades, esas que nos hacen únicos y son la herramienta para lograr nuestras metas y/o deseos.

Como ya hemos comentado, debido a lo que nos dicen los demás, dudamos de nuestras capacidades, actitudes, de nuestro comportamiento y perdemos la nuestra motivación. Todo esto, además, merma nuestra autoestima y hace que no encontremos motivos para seguir adelante persiguiendo nuestros sueños. 

¿Qué puedo hacer?

1.- Deja de darle vueltas a las cosas que no van bien y no puedes cambiar o en los errores cometidos. Dirige todas tus energías en lo que sí vale la pena, en tus fortalezas, en tus dones y capacidades, en todas las nuevas oportunidades que puedes generar.

2.- "No puedo", "Es imposible", "Es tan difícil", "Me cuesta", "Si yo fuera capaz...", "Si tuviera, fuera, hiciera... podría", "Ojalá me alcanzara", y tantos otros... ¡Deshazte de estos pensamientos negativos, borralos de tu lenguaje que lo único que hacen es ponerte límites!.

3.- Repite cada mañana, tarde y noche frases positivas: "lo puedo conseguir", "tengo capacidad para realizar este trabajo...", "lo estoy logrando". Al afirmar cambias tus patrones de pensamientos y como resultado tus sentimientos.

4.- Haz que lo que muchos llaman errores en tu caso sean lecciones de aprendizaje y avanza, no te quedes en el papel victimista de "pobre de mí", "¿por qué a mí?".

5.- No tengas miedo de ser tú mismo, de expresar tus ideas, valores, opiniones. Permítete tener tus propias opiniones, pensamientos o actuaciones, sin dejarte influir por las de los demás, aunque las tuyas sean únicas y no compartidas. 

Y tu...¿Crees en ti mismo?

Hasta el próximo día!

jueves, 8 de mayo de 2014

El síndrome de Blancanieves

Llamamos síndrome de blancanieves a la distorsión de la imagen que una persona tiene de sí misma respecto de su edad, madurez, belleza o cualidades y los celos que desarrolla hacia figuras que le parecen superarla.


Este síndrome no forma parte de un trastorno psicológico reconocido, ya que no ha sido aceptado en su totalidad por las organizaciones pertinentes ni por algunos psicólogos.Lo que si que es cierto es que las personas que lo padecen presentan ciertos síntomas característicos.

Lo presentan principalmente mujeres, especialmente las que se encuentran en edades maduras, entre 40 y 55 años. Pero no es exclusivo de ellas, también lo presentan muchos hombres. Como hemos comentado anterior mente, no es un síndrome propiamente dicho, lo forman una serie de síntomas que pueden desembocar en algún trastorno pre-depresivo o depresivo que unidos dan lugar a este síndrome.

El síndrome de blancanieves, a pesar del nombre, esta basado en la personalidad de la madrastra de este popular cuento. Quien a pesar de su gran belleza se sentía insegura y amenazada por su joven y bella hijastra. 

Como ya hemos adelantado, suele aparecer en mujeres que han superado los cuarenta años de edad y que a lo largo de su vida han sido personas atractivas y que han llamado la atención. Conforme pasa el tiempo van envejeciendo dejando de ser el centro de atención con lo que su percepción de valía va disminuyendo. Al estar acostumbradas a ser valoradas por su apariencia externa y al llegar a esta edad comienzan a darse cuenta de que ya no son tan jóvenes, se sienten inseguras. Aparece el miedo a la soledad y a ser abandonadas puesto que siempre han estado rodeadas de gente y son dependientes de la opinión o, mejor dicho, los piropos y halagos que los demás les manifiestan.

El otro factor característico es la envidia hacia personas más jóvenes o con una cualidad que ellas creen que ya no poseen, ya sea física o emocionalmente. En muchos casos se produce entre madre e hija, donde la madre arremete emocionalmente contra su hija humillándola y haciéndola quedar mal y sentirse inferior sobre todo, delante de los demás, y en lo privado las tratan de forma correcta y amable. También se da entre suegras y nueras, entre hermanas, entre amigas y entre jefa-empleada.

¿Qué síntomas presentan?

Los síntomas más característicos de las personas que padecen el Síndrome de Blancanieves son:

- Miedo/pavor a envejecer.

- Ansiedad, celos y afán competitivo ante mujeres más jóvenes que ellas

- Búsqueda repetitiva de aprobación física (numerosos flirteos y necesidad de ligar, generalmente con hombres más jóvenes, ir frecuentemente a locales de moda en busca de atención masculina).

- Enlazar relaciones con el objetivo de buscar desesperadamente nuevas parejas tras una ruptura amorosa, ya que existe surje la necesidad constante de ser mirada con admiración y amor (recuerda que su foco se encuentra en lo bellas que las ve los demás).

- Preocupación excesiva por la salud y la belleza.

- Envidia hacia mujeres que llevan una vida de pareja feliz y satisfactoria.

- Miedo a acabar solas cuando ya no sean jóvenes, guapas y atractivas.

- Autoconcepto distorsionado.

- Melancolía por la juventud que se va y por las cualidades/capacidades que se creen ya desaparecidas.

¿Cómo sé si tengo el Síndrome de blancanieves?

- Si sientes tristeza cuando otra mujer tiene alguna clase de triunfo o a alguien de su alrededor. 

- Si sufres mucho cuando alguien te rechaza por la que consideras tu rival, aunque sea en alguna cosa mínima.

- Si te gusta ser el centro de atención aunque seas tímidas.

- Si tiendes a sobrevalorar la belleza y a sobreprotegerte de enfermedades.

- Si cuidas mucho tu imagen personal, llegando a la cirugía estética para mantener tu idea de juventud permanente.

- Si te gusta usar ropa que te haga sentirte más joven o atractiva. 

- Si sientes una gran repulsión hacia envejecer o parecer de tu edad, la cual intentas ocultar normalmente. 

- Si tienes actividades que generalmente no se consideran propias de tu edad. 

- Si compites con tus rivales continuamente aunque tus rivales no lo noten. 

- Si intentas socializarte mucho con hombres que te hagan sentirte guapa, joven y segura y que además representen un estatus de superioridad. 

Tratamiento

No existe un tratamiento concreto para el Síndrome de Blancanieves, pero la terapia cognitivo-conductual y el tratamiento de estos síntomas (inseguridad, baja autoestima, necesidad de aprobación constante, etc) ayuda a encontrar el equilibrio y la satisfacción en las personas que los padecen.

Si crees que lo padeces o conoces a alguién que pueda presentarlo y crees que necesita ayuda, no busques más puedo ayudarte! Puedes encontrar toda la información que necesitas en mi página web.


Hasta el próximo día!!