martes, 25 de febrero de 2014

4 ideas que te ayudarán a vivir el presente

¿Alguna vez has pensado si disfrutas de los días de principio a fin? ¿Te gustaría que todos los días fueran especiales? Habitualmente, la felicidad está ante nuestros ojos, hace unas semana lo comentábamos hablando sobre el mindfulness pero en este artículo, te enseñaré cómo descubrirla y aplicarla en tu en tu día a día. 


Muy a menudo nuestros días se vuelven automáticos: nos levantamos, desayunamos, vamos a trabajar, vamos a casa, nos duchamos, cenamos y dormimos. Por este automatismo, es habitual acabar el día con una sensación de vacío y de no haber disfrutado. Si piensas que este es solo un día más en tu vida, te equivocas, no es solo otro día, es el único día que se te ha otorgado, el hoy; la vida te lo ha regalado, es todo lo que tienes aquí y ahora, y la única respuesta apropiada a este regalo es disfrutarlo viviéndolo.

Nuestra mente invierte alrededor del 70% de su tiempo reproduciendo memorias y creando escenarios de “momentos perfectos”, es solo un 30% de nuestro tiempo en el que realmente estamos viviendo nuestro presente, es decir, lo que realmente estamos viviendo.

Pasado y futuro son estados mentales

El pasado es lo que dejó en nosotros un estado presente que sucedió anteriormente. El futuro es una proyección de nuestra mente del estado presente actual. Cuando imaginamos algo que va a suceder o que queremos que suceda, estamos anticipando la información que tenemos en nuestra mente para construir ese acontecimiento futuro. Nos imaginamos ese futuro, pero ese futuro no es real, no existe, solo existe el presente. 

Por ejemplo, vivimos muchas veces esperando algo que tiene que llegar, anhelando el momento en que ocurra aquello que queremos que suceda. Nuestra mente está ocupada la mayoría del tiempo en cosas que deseamos que ocurran: la hora de salir del trabajo, las vacaciones, que llegue el fin de semana, que nos toque la lotería, que cambie mi trabajo, que encuentre pareja, que tenga hijos, que me cambie de esto, que me compre aquello. No son situaciones reales. Solo son trucos de nuestra mente y de nuestro ego para sobrevivir y que a la vez nos convierten en inconformistas y nos crea ansiedad.

¿Qué puedes hacer?

A continuación te propongo algunas ideas que pueden ayudarte a vivir en el presente: 

• Abre los ojos y observa a tu alrededor. Enamorate de todo lo que ves, de todos los colores , olores, sabores, sensaciones, etc. Observa el cielo, las nubes, disfruta de un paseo por la playa, el campo, etc, observa lo que estás haciendo y maravíllate de cómo todo cambia en cada momento. 

• Ves a un parque o a algún otro lugar al aire libre que te guste, apaga el móvil, siéntate cómodo y nota cómo es el aire ¿frío, caliente o templado?, pon atención a todos los olores que percibes, escucha todos los sonidos que llamen tu atención, observa todo lo que te rodea y piensa cómo es y cómo te hace sentir. 

• Date una ducha y pon atención en lo que haces, siente el agua en tu piel, el olor del jabón, la temperatura del agua, el ruido que hace al caer, todo. Aprovecha para relajarte, desconéctate de todo, menos de ti. 

• Mira a los ojos a las personas que conozcas, cada uno de ellos es único, tiene una vida distinta y dentro de millones de personas, está en tu camino en este momento, aprécialo con una sonrisa y un saludo amable.

Es normal que al principio te cueste dejar de tener pensamientos que no tienen que ver con el presente pero no te preocupes, solo vuelve a fijar tu atención en tu respiración, en lo que te rodea y en cómo te sientes.

¿Consigues vivir en el aquí y ahora? ¿Sabias que es la mejor forma de disfrutar del día a día?

Hasta la próxima semana!! 

miércoles, 19 de febrero de 2014

¿Qué pasa en la primera sesión con el psicólogo?

Muchas personas no se deciden a acudir a la consulta de un psicólogo porque no saben muy bien lo que se van a encontrar, qué tendrán que hacer o cómo deben actuar ante él. También existe el temor a que les juzgue, a no saber cómo comportarse o a cuál va a ser el resultado de esa primera sesión. En la mayoría de los casos, sin embargo, resulta mucho más sencillo de lo que habíamos pensado. 

Decidir ir por primera vez al psicólogo no es una decisión fácil. Es muy posible que te estén surgiendo una serie de cuestiones como: “¿Seguro que lo necesito?”, “Yo no estoy tan mal para tener que ir a un psicólogo”, “¿Qué pensarán de mí si se enteran que voy al psicólogo?” “¿Tendrá solución mi problema?” En fin, las preguntas pueden ser interminables.

Es difícil dar una respuesta a todas estas preguntas, pero si te sirve de ayuda sólo puedo decirte que:

1º) No todo el mundo que va al psicólogo tiene que tener un trastorno psicológico. En mi centro tengo muchas consultas de personas que están relacionadas con una mejora en su calidad de vida. Problemas que no llegan a ser incapacitantes, pero que la persona que los presenta quiere mejorarlos (timidez, indecisión, sentimientos de inferioridad, no saber decir no, etc.).

2º) Todos los problemas por complicados que parezcan tienen solución. El psicólogo es la persona adecuada para ayudarte a superar tus problemas.

3º) La figura del psicólogo en nuestro país está cambiando. Muchas personas van al psicólogo, ya no está mal visto.

4º) Es normal que si vas al psicólogo por primera vez estés nervioso/a e intranquilo/a. Claro que sí, pero tienes que tener en cuenta que la primera consulta no te compromete a nada. En la primera sesión el psicólogo te va a escuchar y va a realizar una evaluación general. Además, te va a explicar qué es un psicólogo, en qué va a ayudarte y qué fases tiene una terapia psicológica. 

5º) A lo largo de mi experiencia como psicóloga clínico he sido testigo del descanso que siente el paciente la primera vez que acude al psicólogo. 

Muchas veces la persona que acude la primera vez a terapia, no sabe a quien contar sus problemas, o si lo ha hecho no se ha sentido comprendido o nadie le ha podido dar una explicación de lo que le pasa y de cómo poder resolverlo. La persona que acude la primera vez al psicólogo, encuentra a alguien cercano que le escucha, que entiende lo que te pasa, y que te dice la forma de resolverlo.

¿Qué hace el psicólogo en esta sesión?

En la primera sesión escuchamos al paciente para determinar cuál es el motivo que le lleva a consulta. A veces está clara cuál es el problema principal, pero a menudo es necesario ir ayudando a la persona a clarificar los objetivos que se persiguen realmente. 

Éste es nuestro trabajo en la primera consulta: facilitar que puedas sentir la confianza para expresarte libremente, con la finalidad de encontrar soluciones a los problemas que presentas. En ocasiones, el paciente no sabe qué tiene que decir o qué se espera de él. En realidad, lo único que esperamos del paciente es que esté dispuesto a dejarse ayudar. Nuestro trabajo consiste en darte las herramientas y la ayuda necesaria para que llegues a encontrarte bien.

Cuando la persona sufre un problema psicológico que requiere un tratamiento, entonces se valoran las distintas opciones y se elije un tratamiento adaptado a la problemática y las circunstancias personales del paciente.

Aunque no se puede hacer un diagnóstico en la primera sesión, podremos darte nuestra opinión profesional en tu caso. En este punto podrás hacer todas las preguntas que desees, tanto sobre la terapia como sobre el desarrollo de las sesiones o sobre tu caso particular.

Espero que esta entrada te ayude a decidirte. No esperes más, tu problema tiene solución y dejarás de sufrir, todo son ventajas! Ponte en contacto conmigo en la sección de contacto, en mi página web o en el teléfono 645962654.

¿Qué piensas sobre los psicólogos? ¿Te ayudaron a superar algún problema?

Gracias por seguirme!


lunes, 10 de febrero de 2014

Informes psicológicos periciales

La psicología Forense es el área de la Psicología Jurídica, que pretende esclarecer la conducta y estado psicológico de las personas implicadas en una investigación policial y/o proceso judicial, mediante la exploración y explicación de fenómenos como: las características estructurales y dinámicas de la personalidad de una víctima o acusado, las conductas desviadas desde un enfoque psicopatológico, evaluar la validez o no en el cuidado de un progenitor, etc.

El Psicólogo Forense debe establecer unos objetivos en la evaluación, y mediante distintas herramientas, obtener datos veraces y elaborar un informe que será emitido al juzgado. La labor del psicólogo es esforzarse en traducir los conocimientos psicológicos para que sean entendibles y útiles desde el punto de vista legal. 

Estos conocimientos y resultados son trasmitidos ante el juez mediante los resultados de pruebas psicométricas, entrevistas y otros datos que ayudaran a explicar los datos obtenidos. De esta forma conseguiremos argumentos sólidos, verídicos y fiables.

¿Qué temas abarca la psicología forense?

DERECHO CIVIL - FAMILIAR

- Derecho de familia: guarda y custodia, patria potestad, etc.

- Incapacitaciones totales o parciales civiles.

- Sucesiones y herencias: capacidades testamentarias.


DERECHO LABORAL

- Incapacitación e invalidez laboral.

- Acoso psicológico en el contexto laboral, "Mobbing".


DERECHO PENAL

- Evaluación psicológica de la imputabilidad e inimputabilidad de los acusados: psicopatología forense, drogadicción, alteración de la capacidad intelectual.

- Evaluación secuelas psicológicas de las víctimas: secuelas psicosociales y secuelas neuropsicológicas.

- Valoración psicológica del maltrato físico, psíquico y el abuso sexual en menores.

- Acoso psicológico en contexto escolar, “Bullying”.

- Evaluación de los testigos: exactitud y credibilidad del testimonio, factores perceptivos y memorísticos.

- Asesoramiento psicológico forense a abogados y selección de jurados.

- Predicción de comportamiento violento.


DERECHO CONTENCIOSO - ADMINISTRATIVO

- Minusvalías no contributivas.

- Evaluaciones psicológicas en sistemas de valoración y/o calificación de procesos de selección o ascenso de personal que realizan las administraciones públicas.

- Reclamaciones en incapacidades laborales o concesiones de pensiones de funcionarios de administraciones.


¿Necesitas un peritaje psicológico?

Un peritaje psicológico, como ya hemos dicho, es una herramienta muy valiosa en juicios civiles, familiares y penales, ya que es probable que un peritaje sea decisivo en la toma de decisión del juez, sobre todo cuando se utiliza de manera eficiente.

La eficacia de un peritaje psicológico se logra teniendo un equipo de trabajo serio y comprometido. Si necesitas más información o quieres pedir cita para la realización de un informe pericial ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderte y resolver tus dudas.

Si precisas de estos servicios no dudes en preguntar sin compromiso.

Hasta el próximo día!

miércoles, 5 de febrero de 2014

Mentirosos compulsivos

Todos mentimos en alguna ocasión, pero generalmente vivimos en una sociedad en la que esperamos que nuestras personas cercanas sean las más sinceras. A nadie nos gusta que nos mientan, pero hay quienes no entienden este mensaje y no pueden parar de hacerlo. Hay personas que mienten constantemente y hay personas que hasta se creen sus propias mentiras. Si conoces alguien así te has topado con un mentiroso compulsivo.

Muchas veces nos encontramos en nuestro camino con personas que nos dicen cosas que no son ciertas, si esto se repite en el tiempo puede que deje de ser anecdótico y puede que estemos ante un mitómano, es decir, una persona que miente casi compulsivamente, también conocido como mentiroso patológico.

¿Qué es la mitomanía?

La mitomanía, también denominado mentiroso compulsivo, hace referencia a un trastorno psicológico, por el cual la persona que la padece, denominada mitómano o mentiroso patológico, mantiene una conducta repetitiva del acto de mentir, lo que le otorga una serie de beneficios inmediatos, como reconocimiento, admiración o atención. Debo aclarar que el término ‘mitomanía’ también tiene otro significado y se refiere a una predisposición a admirar exageradamente a una persona o cosa, pero aquí nos centraremos en su significado más patológico.

¿Qué hace que alguien sea un mentiroso compulsivo? 

Hay temas comunes que comparten y expresan los mentirosos compulsivos. Muchos de ellos padecen de pobre autoconcepto o autoestima. Sienten que su forma de ser no es suficiente para la gente que les rodea. Necesitan agrandar su vida a través de sus expresiones para buscar la admiración, control o aceptación de las personas que les conocen ya que se sienten pequeños. Pero comienzan un efecto de bola de nieve, ya que, tienen que tapar sus primeras mentiras con nuevas mentiras. Y al final lo único que nos parece sorprendente es cómo una persona puede vivir envuelta en tanta mentira.

¿Cómo puedo reconocerlo?

1-. Fíjate con qué frecuencia miente una persona. El mentiroso compulsivo miente de forma regular y continua. Se ha convertido en un hábito que mantiene la mayoría del tiempo.

2.- Observa la facilidad con la que miente. Si parece nervioso o incómodo,  lo más probable es que no sea un mentiroso compulsivo. Mentir es algo natural para el mentiroso compulsivo y se muestra más cómodo mintiendo que diciendo la verdad.

3.- Presta atención a la clase de cosas en las que miente. Un mentiroso compulsivo generalmente miente sobre cualquier cosa aunque sean cosas pequeñas e insignificantes.

4.- Encuentra cuáles son las motivaciones que encuentra a la hora de mentir. Si esa persona miente solo cuando se ve beneficiada o si miente para evitar situaciones embarazosas, probablemente no sea un mentiroso compulsivo. Las personas que padecen este trastorno, mentir es un hábito.

5.- Generalmente, en el mentiroso patológico este hábito aparece debido a la necesidad de llamar la atención de los demás o para parecer mejor en algún aspecto, lo que podría indicar que el mentiroso compulsivo tiene problemas de baja autoestima.

6.- Evalúa si reconoce su comportamiento. Dado que mentir es un hábito enraizado para un mentiroso compulsivo, lo más probable es que no reconozca lo que hace o puede que incluso lo niegue.

¿Conoces a algún mentiroso compulsivo?

Un saludo y gracias por seguirme!!