martes, 28 de enero de 2014

¿Es posible superar una infidelidad?

Cuando estamos enamorados tenemos tendencia a la fidelidad, deseamos ser fieles y esperamos que nuestra pareja también lo sea. La mayoría de las parejas consideran que la fidelidad es uno de los pilares fundamentales para la estabilidad de una relación. Por lo tanto, cuando descubrimos una infidelidad, nuestra relación de pareja se tambalea y los sentimientos de confianza y seguridad emocional y afectiva, dan lugar a la desconfianza, a la inseguridad y a la falta de credibilidad hacía la persona infiel, lo que hace que nos afecte tanto física como emocionalmente

Una vez descubierta la infidelidad, aunque finalmente decidamos perdonarle el hecho en sí, la desconfianza es el sentimiento que más perdura y más dificultades causa en la continuación de la relación y se crea una gran confusión porque rompe con lo cotidiano. El referente de pareja se altera, se produce una desconexión y la familiaridad de la convivencia cambia.

Una infidelidad es síntoma indiscutible de la presencia de alguna anomalía previa, consciente o inconsciente, en la relación de pareja. Constituye, por ello, un detector de problemas en la relación ocultos y una oportunidad de concienciarnos y resolverlos, es decir, un punto de partida para mejorar la relación, aunque el precio a pagar sea extremadamente doloroso para el miembro engañado. De ahí que las infidelidades sólo destruyen las malas relaciones (demasiado débiles, poco consolidadas o desgastadas), pero refuerzan los lazos basados en el amor y la madurez psicológica.

No obstante, cuando una persona es engañada por su pareja, sufre inmediatamente tres heridas: 1) dolor por el abandono (celos); 2) humillación (autoestima herida); 3) rabia (odio, rencor, deseos de venganza). La progresiva cicatrización de estas heridas exige tiempo y trabajo por ambos miembros de la pareja, en muchas ocasiones es necesaria la terapia psicológica para mitigarlos.

Diferentes reacciones

Las personas reaccionamos de muy distintas formas ante el engaño de nuestra pareja. Mientras que algunos, piensan que lo más sensato es cerrar los ojos y continuar como si no hubiera pasado; para otros el engaño se convierte en venganza y optan por devolver el daño con otra infidelidad y entrar de esta forma en una situación de deterioro personal y de parejaPara otros, la ruptura es la única opción a una relación de pareja que ya de ninguna manera ven capaces de recuperar.

Si estás dispuesto a abordar el problema de una manera madura, lo más sensato es afrontarlo abiertamente con tu pareja y con un planteamiento de solución de problemas tomar la decisión de salvar la pareja o comenzar el proceso de ruptura, esto en ocasiones es complicado de afrontar y muchas personas deciden acudir y confiar en un psicólogo para que les ayude a tomar la decisión. 

Padecer la experiencia de una infidelidad es un reto psicológico. Descubrir el engaño, manejar la ira, padecer la tristeza, admitir la traición y sobrevivir con dignidad son algunas de las tareas que debe enfrentarse la persona engañada y es un trabajo arduo y difícil.  

¿Qué debes hacer?

Para que superes este doloroso proceso y recuperes tu autoestima, te propongo algunos consejos que pueden ayudarte:

1. Piensa que el infiel es así con independencia de cómo eres tú. Sí fueras más delgada, más culta, sí te cambias el corte de pelo, sí eres más divertido, no importa. El que quiere cometer la infidelidad lo hace al margen de cómo sea su pareja.

2. No te lo tomes como algo personal. Esto es muy difícil pero es imprescindible de  entender, no te lo está haciendo a ti, se lo está haciendo a él mismo. El primer traicionado en el engaño es el que es infiel, porque se está traicionando a sí mismo.

3. No te humilles ni pierdas tu dignidad. Si decides seguir con tu pareja intenta no hablar del tema ni recordarlo constantemente, cada vez que sacas el tema a la luz te haces daño. 

4. Aprovecha la oportunidad para crecer. No te culpes, tú no eres responsable. Planteate que tienes que pensar más en ti, aprende cosas nuevas, haz ejercicio, ponte guapo/a, haz un nuevo curso, trabaja con más empeño, diviértete. Es la mejor manera de canalizar la ira.

5. La ira es fuego. El fuego puede destruir y convertir en cenizas todo lo que toca. No permitas que eso suceda, no destruyas ni al otro ni a ti. Canaliza tu ira en energía positiva para ti. Usa esa fuerza para hacer cosas por ti, haz ese curso que siempre quisiste, aprende un idioma, acaba tu carrera, corre un maratón.

6. Es un duelo con todas sus etapas. Un duelo se produce ante una pérdida de algo importante y te ha ocurrido. 

Espero que estos consejos te sirvan...mucho ánimo!

Hasta la próxima semana...

martes, 21 de enero de 2014

¿Por qué soñamos?

Aunque no todas las personas somos capaces de recordar lo que hemos soñado, lo cierto es que todos tenemos sueños cuando dormimos. Durante siglos, los científicos, se han preguntado qué función cumplen los sueños, y parece que se va desvelando el misterio: soñar es como pensar, pero de manera distinta al tipo de pensamientos que tenemos cuando nos encontramos despiertos.

Como hemos comentado anteriormente, todas las personas sanas sueñan. Y aunque gran parte de ellas son completamente incapaces de recordar el “hilo” de sus sueños, todos los humanos utilizan un porcentaje significativo del tiempo que permanecen dormidos para soñar. ¿Por qué soñamos? ¿Qué función cumple este fenómeno? 

¿Para que soñamos?

Son muchas las incógnitas sobre la utilidad fisiológica del sueño. A pesar de los progresivos descubrimientos, en estos momentos no es fácil elaborar una teoría única su función. El sueño es una conducta imprescindible, puesto que, su privación causa la muerte. Si sacamos un promedio, a lo largo de nuestra vida soñamos seis años enteros.

Podemos encontrara varias teorías que nos señalan la funcionalidad de los sueños:

Teoría de consolidación de la memoriaEl sueño REM o profundo está relacionado con el refuerzo y la consolidación de nuestra memoria. Una función imprescindible que cumple nuestro cerebro durante el sueño es la de desechar y seleccionar los recuerdos. Es por esto que, al día siguiente de haber estudiado, recordaremos mejor lo estudiado si no pasamos la noche entera estudiando y dormimos el tiempo preciso. Es imprescindible, por tanto, dormir bien para que lo que hayamos estudiado se mantenga en nuestra memoria al día siguiente.

Otra función dentro de esta teoría es la que afirma que cuando soñamos, nuestro cerebro intenta solucionar los problemas que se nos plantean durante el día. Por eso, dormir puede ser la solución a un problema que no conseguimos resolver. 

Teoría de la conservación de la energíaEl sueño, según este planteamiento, sirve para conservar energía. El gasto energético empleado durante el día debe recobrarse en el estado de reposo (sueño) cuando el organismo mantiene niveles reducidos de consumo de oxígeno, disminución del ritmo cardíaco y descenso del tono muscular.

Teoría reparadoraLa función reparadora se caracteriza en la necesidad de rehabilitar el organismo tras la sobrecarga de esfuerzos realizados durante el día. Esta recuperación combatiría el cansancio tanto físico como psicológico que genera el organismo mientras está despierto. Esta línea de pensamiento se basa en las evidentes alteraciones cognitivas que aparecen tras la privación de sueño, disminución del rendimiento intelectual, problemas de memoria y alteraciones en el estado de ánimo como irritabilidad y depresión

Teoría de protecciónEsta teoría aporta un enfoque preventivo. Se plantea con los mismos resultados de la función reparadora pero, al contrario que esta, defiende que el sueño es el acto preventivo que desarrolla el cuerpo para protegerse ante el desgaste futuro del día, anticipa el desgaste y se prepara.

¿Por qué soñamos lo que soñamos?

Los sueños tiene una duración de entre 10 y 30 minutos, aunque cuando estamos inmersos en ellos la percepción del tiempo varíe. Al terminar un sueño volvemos al estado de sueño lento y superficial, y de nuevo repetimos todo el proceso cada hora y media aproximadamente. Durante una noche de 8 horas podemos tener hasta seis sueños independientes. Eso sí, podremos recordar el sueño que estábamos viviendo, solo si nos despertamos durante la fase REM, los sueños anteriores son borrados.

Los estudios neurológicos más actuales opinan que los sueños son retales de memoria del día previo, que deben ser liberados al pensamiento consciente para “determinar” mantener el recuerdo al día siguiente o no. De este modo, mientras soñamos se muestran diferentes imágenes y situaciones, que aunque no tengan relación alguna, nuestro cerebro busca una línea argumental medianamente lógica. Por eso podemos ver a nuestros amigos mezclados con lugares imaginarios creando situaciones absurdas. Actualmente existen proyectos e ideas para estudiar el contenido de estos sueños y buscar relaciones psicológicas reales.

Os dejo el enlace a un documental del canal Odisea sobre qué son los sueños y para qué sirven, es realmente interesante, os lo recomiendo!



¿Os ha gustado esta entrada? No dudéis en dejar vuestras opiniones.

Hasta el próximo día!

martes, 14 de enero de 2014

Tricotilomanía

La tricotilomanía es la necesidad irresistible de arrancarse el pelo del cuero cabelludo, las cejas y otras áreas del cuerpo. Arrancar el pelo del cuero cabelludo a menudo deja zonas calvas en la persona que lo padece.


Para algunas personas, la tricotilomanía puede ser leve y manejable en su vida diaria. Pero, por el contrario, para otros, el impulso de tirar del pelo es abrumador y puede ir acompañado de una significativa angustia que condiciona significativamente su vida.

Este trastorno se encuentra dentro de los denominados trastornos del control de impulsos y, actualmente, sus causas no se comprenden con claridad.

Los estudios demuestran que afecta hasta al 4% de la población y que las mujeres tienen una probabilidad cuatro veces mayor de padecerlo que los hombres.

¿Qué es la tricotilomanía?

La tricotilomanía, también conocida como Trastorno de arrancarse el pelo, se caracteriza, como ya hemos dicho antes, por arrancarse el cabello de forma repetida (del cuero cabelludo, las cejas, las pestañas u otras partes del cuerpo). Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM IV), se diagnostica cuando se cumplen los siguientes cinco criterios:

1. Arrancarse de forma repetitiva el propio pelo, lo que se traduce en la pérdida sensible del pelo.

2. Presentar sensación de tensión antes de arrancarse el cabello o cuando la persona trata de resistirse a realizar la conducta.

3. Placer, gratificación o liberación, mientras se realiza el comportamiento.

4. El comportamiento no se explica por otro problema médico (dermatológico) o psiquiátrico (como la esquizofrenia).

5. Arrancarse el pelo provoca malestar significativo o deterioro en una o más áreas de la vida de la persona (social, o laboral). 

Síntomas

Los síntomas, normalmente,empiezan antes de los 13 años. El pelo puede perderse por parches redondos o a lo largo del cuero cabelludo, lo que provoca los siguientes síntomas:

- Apariencia desigual del cabello. 
- Parches descubiertos o pérdida del cabello por todas partes. 
- Obstrucción intestinal si las personas se comen el cabello que se arrancan, adquiriendo un nuevo trastorno tricofagia. 
- Tirar o retorcer constantemente el cabello. 
- Negar el hecho de retorcerse y tocarse el pelo. 
- El cabello que vuelve a crecer en áreas descubiertas es más duro y parecen  cerdas. 
- Aumento de la tensión al tocarse el pelo. 
- Otros comportamientos de autoagresión. 
- Sensación de alivio, placer o gratificación después de arrancarse el pelo. 

La mayoría de las personas con este trastorno también tienen problemas emocionales como:
- Tristeza o depresión. 
- Ansiedad. 
- Imagen pobre de sí mismo. 

¿Cómo se trata?

La tricotilomanía suele aparecer en la infancia. Entre el 1% y el 2% de los niños sufren esta patología, pero se estima que la prevalencia podría ser mayor, ya que el 60% de los casos podrían no estar diagnosticados.

En ocasiones, es un trastorno que interfiere significativamente en la vida de la persona y es muy conveniente la búsqueda de un profesional médico y/o psicológico que te ayude en el manejo del impulso y te enseñe que herramientas puedes utilizar para acabar o mitigar el problema.

Para decidirte a dar el paso te indicamos los pasos a seguir:

1.- Reconoce los síntomas físicos y de comportamiento que caracterizan a la enfermedad. 

2.- Reconoce que hay un problema. 

3.- Determina si la tricotilomanía es el único desorden que está afectándote. 

4.- Identifica los disparadores del impulso incontrolable.

5.- Busca información sobre la enfermedad en canales fiables.

6.- Busca ayuda de un profesional cualificado. Recuerda que en mi centro podemos ayudarte.

¿Conoces a alguien con esta enfermedad? ¿Puedes contarnos como interfiere en su vida?

Un saludo y hasta la próxima!!

miércoles, 8 de enero de 2014

Mindfulness

La palabra mindfulness lo primero que nos puede provocar es curiosidad por qué es una palabra inglesa. Esta palabra en castellano se traduce como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento presente. 
El mindfuness tiene como objetivo que la persona se centre en el momento actual de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. 


Por lo tanto, Mindfulness es ser consciente del momento presente de forma continua, sin juzgarlo, aceptándolo tal y como es, sin tratar de controlarlo, estando tan concentrados en lo que estás viviendo y en cada uno de sus detalles y matices, que el observador y lo observado casi se convierten en uno.

Como herramienta terapéutica pretende, ante todo, que los aspectos emocionales y cualquier otro proceso de carácter no verbal, sea aceptado y vivido en su propia condición, sin ser evitado o sin intentar controlarlo. El control sobre sucesos incontrolables, es una de nuestras características de la condición humana y hace que generemos malestares innecesarios.
La práctica del mindfulness nos ayuda a mantener un estado que hace que te sientas relajado, alerta y en paz. Los estudios realizados demuestran que reduce el estrés, ayuda a soportar el dolor, reduce la depresión y aumenta la autoaceptación y autoconocimiento de uno mismo. Te ayuda a distanciarte de tus propias reacciones, a verlas desde fuera y con mayor claridad y perspectiva. Pero sobre todo te ayuda a controlar tu mente y todo lo que sucede en ella: pensamientos, emociones, recuerdos, imágenes mentales.Te ayuda también a estar en el presente, que es el único lugar donde puedes ser verdaderamente feliz (no rumiando en el pasado o soñando con el futuro). 
El mindfulness te ayuda a tomar las riendas de tu mente.

Una forma de vida
El mindfulness es considerado desde diversas perspectivas como una filosofía de vida o modo de conducirse en ella. Se considera el mindfulness como un tipo de meditación que mezcla teorías de la cultura oriental y del budismo en particular (Gremer, 2005), el ideal Zen de vivir el momento presente. 

Se considera una técnica o como un componente de las terapias desarrolladas en el marco del conductismo radical y contextual, formando parte de la terapia de aceptación y compromiso, de la terapia de conducta dialéctica o de la psicoterapia analítica funcional.


¿En qué se basa?

Centrarse en el momento presente. Se trata de centrarse y sentir las cosas tal y como pasan, sin buscar su control. No se centra en un pensamiento para cambiarlo por uno positivo, al contrario, pretende que tengas ese pensamiento o estés haciendo cualquier actividad y sientas lo que te produce, ya sea positivo como negativo. ¿Qué utilidad puede tener esto? La de aceptar las experiencias y sensaciones tal y como se producen. El vivir lo que está sucediendo en el momento supone dejar que cada experiencia sea vivida en cuando pasa. Se trata de no perder la experiencia presente en su sustitución por lo que tendría que suceder o lo que te hubiera gustado.

Apertura a la experiencia y los hechos. El centrarse en lo que sucede y se siente en el momento actual permite poner por delante los aspectos emocionales y sensitivos frente a la interpretación de ellos. Dejando que unas sensaciones lleven a otras de modo natural. Las interferencias verbales (prejuicios), o el "estar en otro sitio", solo contribuyen a manipular la experiencia.

Aceptación radicalEl elemento esencial del mindfulness consiste en la aceptación incondicional, sin valoraciones, de la experiencia. Se trata de centrarse en el momento presente sin hacer ningún tipo de juicio y aceptando la experiencia como tal. Se trata, como se ha comentado anteriormente, de aceptar las experiencias, y las reacciones a ellas, como naturales, normales. El esfuerzo por no valorarlas y aceptarlas permite no rechazarlas: el malestar, el enfado, la rabia no es algo de lo que se haya de huir, sino que forman parte una experiencia humana que es imprescindible vivir. 

Control. La aceptación supone una renuncia al control directo. No se busca que la persona controle sus reacciones, sentimientos o emociones sino que los experimente tal y como se producen. Esto no supone, que los elementos de regulación emocional, fisiológico y comportamental no se produzcan pero sí que no aparecen de forma directa y voluntaria. 

Os dejo el vídeo de una clase del Dr Vicente Simón catedrático de psicobiología de la Universidad de Valencia y autor de numerosos libros sobre esta temática e impartidos de charlas, cursos  y seminarios a nivel nacional.




¿Qué os parece el mindfulness? ¿Lo conocíais?

Nos vemos la próxima semana!!