martes, 30 de julio de 2013

Dependencia emocional

Hace algunos meses ya abordábamos este tema en el artículo sin ti no soy nada en este mismo blog, pero hoy vamos a volver a abordar este tema de la dependencia emocional dando unos consejos para superarla y que no arruine tu relación de pareja y sobre todo a ti misma.

Dependencia Emocional ¿Qué es?

“Es una NECESIDAD afectiva intensa que una persona siente hacia otra, que habitualmente se da en parejas, amistades o familiares”.

La definición de Dependencia Emocional incluye la palabra “necesidad”que significa que “ata” a una persona a un elemento determinado. Algo que se necesita, se supone que es algo sin lo cual no podemos vivir, sea del tipo de necesidad que sea. La dependencia emocional es algo similar a una adicción pero en vez de necesitar una sustancia, se necesitaría aprobación, afecto, atención, cariño…etc, de determinada persona o personas.

En cualquier dependencia, como indica su propio nombre, tarde o temprano se convierte en una situación asfixiante, en la cuál falta libertad interior.

¿Cuáles pueden ser los síntomas de un problema de dependencia emocional? 

Baja autoestima, cambios bruscos de humor, miedo al cambio, idealización excesiva de otra persona, baja tolerancia hacia la frustración y un bajo concepto de sí misma, incapacidad para poner límites en ciertas relaciones y decir no…

4 pasos para librarte de la dependencia emocional

1.- Reconoce que tienes un problema. No sólo se produce dependencia de una pareja, es posible que también aparezca hacía una amistad, compañeros, familia y otras personas del entorno.

Si te ocurre todas o alguna de las siguientes situaciones es posible que te encuentres sumida en una dependencia emocional:

- Tu felicidad depende sólo de una persona

- Tu alegría depende únicamente de como te vean y tratan los demás

- Evitas llevar la contraria a determinadas personas por si le puedes molestar a alguien o por si te rechaza.

- Antepones los deseos de los demás a los tuyos propios

- Sólo te sientes bien contigo mismo si te sientes querido

- Quieres tener el control de la vida de otro

- Sientes que necesitas al otro para vivir

- Una persona es el centro de tu vida y todas las demás personas dan igual.

- Tienes ansiedad en tu relación

2.- Elabora una lista con las cosas que has hecho por la otra persona y que te han perjudicado pero las has hecho por cariño o amor. Haz un listado de cosas que has llegado a hacer por alguien, aunque a ti te perjudicaran. Ejemplos: ¿Has dejado de lado amistades, familia, actividades, hobbies, estudios, desarrollo personal, etc..?, ¿Te han tratado con el respeto que te mereces?, ¿Has hecho cosas que no están bien para no perderle? ¿Cómo ha sido tu estado emocional?, ¿Sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?, a parte de esta persona ¿Has tenido otras facetas en tu vida donde has disfrutado?

Si quieres cambiar, lo primero que debes hacer es pensar en ti lo primero, que tu bienestar sea lo principal en tu vida. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación, de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.


3.- Fortalece tu autoestima. El factor principal de cualquier dependencia es una autoestima baja. Puedes leer algún libro de autoayuda para empezar a trabajarlo, si ves que es un rasgo en ti que se encuentra muy instaurado lo mejor es que acudas a un profesional para trabajar esos pensamientos negativos tan fijados en tu personalidad.

4.- Aprende a estar sola/o. Cuando uno mismo se ama y no necesita a los demás, es cuando estás preparada para quererte de una forma adecuada. A todos nos gustaría tener una pareja ideal, a personas a quien querer, etc… Pero una cosa es "NECESITAR" y otra muy diferente es “desear”.Uno debe aprender a disfrutar de la vida sin pareja. Hay infinidad de cosas que hacer. Potencia tus habilidades, fija tu futuro, dedica tiempo a tus hobbies, haz amistades con personas sanas y equilibradas, viaja, mira a tu alrededor para disfrutar de las pequeñas cosas, y sobre todo cuídate y quiérete como mereces.

Y tu...¿Eres dependiente emocional? 

Recuerda que puedes seguirme en las diferentes redes sociales, pincha en las pestañas de la derecha de la página.





miércoles, 24 de julio de 2013

Personas tóxicas

¿Hay alguien en tu vida que consigue que te sientas mal, inferior o miserable sin motivo alguno?... Si hay alguien que no te apoya ni te desea lo mejor y que disfruta con todo lo malo que te pasa… Tienes una persona tóxica en tu vida. Hay personas que realmente pueden conseguir que enfermes, son personas que disfrutan insultando y criticando a otras como si les encantara poner en evidencia sus defectos. 

Las personas tóxicas están presentes y, a veces, están más cerca de lo que
pensamos, incluso, en ocasiones, podemos ser nosotros mismos, así que vamos a aprender unas pautas para defendernos de este halo de mal rollo que proyectan.

Tipos de personas tóxicas
  • Manipuladores: Seducen y engañan para obtener lo que quieren conseguir de los demás y luego los desechan.
  • Descalificadora: Critican continuamente de forma irónica y mordaz.
  • Eternos insatisfechos: Son sutiles o muy perfeccionistas y nunca terminan de disfrutar y agradecer por lo que ya tienen.
  • Víctimas: Apelan a ese papel para generar culpa y pena en los demás.

  • Violentos e intimidadores: Emplean la agresión verbal o física como una forma de maltrato y de querer ganar atención.
  • Controladores: Intentan manipular a los demás generándoles un sentimiento de agobio y control excesivo.
  • Quejicas: Se quejan continuamente de todo lo que les rodea y no desean salir de ese papel.
¿Como sé si estoy rodeado de alguna persona tóxica?

Este tipo de personas nos afectan de diferentes formas. Si después de estar con alguien te sientes: con poca energía, cansado, enfadado por haber estado con ella, ignorado porque sólo habla de sí misma, sientes alivio cuando se va, notas que tensas tus músculos cuando está presente, etc, llegando a sentirte mal, muy mal, quiere decir que estás con una persona tóxica.

¿Qué puedes hacer?

-. Cuando un amigo, conocido o familiar te tenga "amargado" porque sólo habla de sus problemas y sus penas convirtiéndolas en un "monotema" y nunca te pregunta por cómo te va a ti ni a los tuyos, llamándote solo para desahogarse y sin escuchar tus consejos... frénalo y desconecta.

-. No toleres que hagan críticas en tu presencia de otras personas que no están presentes. Si esta persona lo hace con otros también lo hará contigo cuando no estés. 

-. No permitas que te falten el respeto y mucho menos te maltraten psicológica ni físicamente. 

¿Tenéis alguna persona tóxica cerca? ¿Cómo os hace sentir su presencia?

Recuerda compartir en las redes sociales!!


Hasta el próximo día...

jueves, 18 de julio de 2013

¿Cómo influyen los olores en mi estado de ánimo?

Un aroma es capaz de cambiar el estado de ánimo de la persona que lo percibe y provocar una sensación agradable y relajante o, por el contrario, deprimente, ya que se origina una reacción fisiológica cuando el perfume entra en contacto con el organismo. 

Las fragancias se han utilizado para crear emociones desde hace mucho tiempo. Según el Informe sobre Olores, producido por el SIRC, existe un vínculo entre el sistema olfativo y la sección límbica del cerebro, que es considerada como el asiento de las emociones. Ciertos aromas estimulan las hormonas que influyen en las emociones y que a veces provocan desequilibrios en nuestros cuerpos. Algunas fragancias causan cambios de humor y cambios emocionales. Las personas reaccionan de manera diferente a las fragancias, dependiendo de sus recuerdos aromáticos, gustos personales, antecedentes culturales y sus experiencias.

Todos tenemos un aroma que nos trae buenos recuerdos: una fragancia de infancia, de un lugar concreto o que nos recuerda a una persona. Los aromas nos transportan a situaciones agradables (o todo lo contrario). De hecho, ¿sabías que el perfume influye directamente sobre el estado de ánimo, y puede convertirse en un arma poderosa para infundir energía y bienestar? El sentido del olfato conecta directamente con las emociones, provocando respuestas tan poderosas como inmediatas, y es que en ocasiones un aroma es más evocador que cualquier imagen o sonido. 

La aromaterapia

Esa es, precisamente, una de las bases de la aromaterapia. Determinados estímulos olfativos provocan que el cerebro incremente la secreción de determinadas sustancias, lo que es la base de su eficacia. Por ejemplo, oler esencia de lavanda libera activos relajantes que tranquilizan al organismo, los olores cítricos aportan vitalidad, etc.

Los olores también nos incitan a comprar

Una investigación que se llevo a cabo en la Universidad de Rockefeller sobre las capacidades de afectación y recuerdo, concluyó que el ser humano recuerda el 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye, el 1% de lo que toca y el 35% de lo que huele.

Ese olor a palomitas de maíz cuando entramos en el cine es irresistible para el olfato, es más nos hace desear ese producto que muchos no consumimos más que cuando vamos al cine.

Si nos paramos a pensar hay olores que nos llevan directamente al establecimiento. Pasa con las tintorerías y lavanderías que nos llama la atención el olor a suavizante. Y las panaderías y heladerías es un olor irresistible sobre todo con ese olor característico a canela que nos incita para entrar. Sin embargo en las tiendas de ocio y deporte el olor es a bronceado.

Hoy más que nunca los olores forman parte esencial del marketing, si te fijas cada tienda de ropa, sobre todo, tiene su propia fragancia característica ya que, diversos estudios han revelado lo que decíamos al principio que el mejor recuerdo emocional es el que transmite el olfato.

¿A ti te afectan los olores en tu estado de ánimo? ¿Y en tu conducta de comprar?

Hasta el próximo día.

Si te ha gustado esta entrada no lo olvides...

lunes, 15 de julio de 2013

La envidia o el Síndrome de Solomon

En la jerga de las relaciones sociales se dice que padecemos el síndrome de Solomon cuando tomamos decisiones o admitimos conductas para evitar sobresalir, destacar o brillar en un entorno social determinado. Y también cuando nos obstaculizamos para no salirnos del camino común por el que va la mayoría. De forma inconsciente, muchos tenemos miedo de llamar la atención en exceso por miedo a que nuestras virtudes y nuestros logros ofendan a los otros. 

El síndrome de Solomon pone de manifiesto el lado oscuro de ser humanos. Por una parte, pone al descubierto nuestra falta de autoestima y de confianza en nosotros mismos, creyendo que nuestro valor como personas depende de lo mucho o lo poco que la gente nos valore. Y por otra, verifica una verdad incómoda: seguimos formando parte de una sociedad en la que se tiende a condenar el talento y el éxito que no son propios. Aunque nadie hable de esto, está mal visto que nos vayan bien las cosas. Y más ahora, en plena crisis económica, con la decadente situación que padecen millones de personas. 

Todos estas capacidades son estudiadas por la inteligencia emocional y mejorarla hará que aumenten nuestras capacidades.

Tras estas conductas se esconde un virus tan escurridizo como perjudicial, que no solo nos enferma, sino que frena el progreso de la sociedad: la envidia. La Real Academia Española define esta emoción como “deseo de algo que no se posee”, lo que provoca “tristeza o desdicha al observar el bien ajeno”. La envidia surge cuando nos comparamos con otras personas y sacamos la conclusión de que tiene algo que nosotros deseamos. Es decir, nos lleva a poner el núcleo en nuestros déficit, acentuando en lo que pensamos de ellos. Así es como se crea el complejo de inferioridad; de pronto sentimos que somos menos porque otros tienen más.

Bajo el virus de la envidia no somos capaces de alegrarnos de las alegrías ajenas. De forma casi inevitable, esta felicidad actúa como un espejo donde vemos reflejadas nuestras propias penurias. Sin embargo, reconocer nuestro complejo de inferioridad es tan doloroso, que necesitamos canalizar nuestra insatisfacción juzgando a la persona que ha conseguido eso que envidiamos. Solo hace falta un poco de imaginación para hallar motivos para criticar a alguien.

¿Cómo superarlo?

El primer paso para superar el complejo de Solomon consiste en comprender la pequeñez de albortarnos por lo que diga la gente de nosotros. Si lo pensamos objetivamente, tememos destacar por miedo a lo que ciertas personas puedan decir de nosotros para compensar sus déficits y sentirse mejor con ellas mismas.

Y ¿qué hay de la envidia? ¿Cómo se hace pequeña? Muy simple: dejando de despreciar el éxito ajeno para empezar a admirar y aprender de las cualidades y las fortalezas que han permitido a los demás alcanzar sus sueños y objetivos. Si lo que envidiamos nos destruye, lo que admiramos nos construye. Especialmente porque lo que admiramos en los demás empezamos a cultivarlo en nuestro interior. Por esto, la envidia es un maestro que nos revela los dones y talentos innatos que todavía tenemos que incrementar. En vez de luchar contra lo externo, vamos a utilizarlo para formarnos por dentro. Y en el momento en que superemos todos el complejo de Solomon, conseguiremos que cada uno ofrezca individualmente lo mejor de sí mismo a la sociedad.

"La conformidad es el proceso por medio del cual los miembros de un grupo social cambian sus pensamientos, decisiones y comportamientos para encajar con la opinión de la mayoría”
(Solomon Asch)

¿Qué pensais de la envidia? ¿Cuándo la habéis sentido os ha ayudado a cumplir vuestros objetivos o por el contrario os lo ha impedido?

Gracias por seguirme en las distintas redes sociales!!!


lunes, 8 de julio de 2013

Guía ansiedad

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre qué es la ansiedad y de algunos trastornos de ansiedad como las fobias pero, hoy retomamos el tema para mostraros una guía que va a ser muy útil para todos los que padecéis algún trastorno de ansiedad.

Recordemos que la ansiedad es un sentimiento de miedo, preocupación y desasosiego. El origen de estos síntomas se debe a la presencia de algún estímulo que los provoca pero, en ocasiones, no se sabe cuál es.

La ansiedad es importante, en dosis bajas, porqué nos ayuda a estar alerta en determinadas situaciones que lo requerimos, por ejemplo, ante un examen. Los trastornos de ansiedad aparecen cuándo está ansiedad es desproporcionada ante el estímulo que la produce, se prolonga en el tiempo y afecta significativamente a nuestra vida hasta el punto que dejamos de hacer cosas que antes hacíamos con total normalidad.

Síntomas de ansiedad

Algunos signos que nos indican ansiedad son:

- Mayor frecuencia cardíaca
- Respiración acelerada
- Sudoración
- Temblor
- Mareo
- Boca seca...

Guía Manejo de la ansiedad

A continuación os presento una guía para aprender a conocer y manejar la ansiedad. Ha sido elaborada por el Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica (GPC) para el Manejo de Pacientes con Trastornos de Ansiedad en Atención Primaria. Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (UETS) de la Agencia Laín Entralgo. Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Podéis encontrar la guía pinchando en la imagen o AQUI



En ella nos explican detenidamente qué es la ansiedad, qué tratamientos encuentras para mitigarla y cómo podemos manejarla y controlarla.

Espero qué os sea de utilidad y aprendáis un poco más sobre uno de los trastornos más habituales en nuestra sociedad, el cuál, padecen millones de personas en nuestro país.

Recordar que podéis seguirme en las redes sociales donde encontráreis mucha más información de interés, podéis acceder pinchando en las solapas que tenéis a la derecha de la pantalla.

Hasta el próximo día!!

miércoles, 3 de julio de 2013

El verano y yo

El verano ha legado este año de manera brusca y esto puede provocar alteraciones en nuestro sistema nervioso generando una mayor vulnerabilidad a estar deprimidos y negativos.

Nuestra genética, nuestro estado de salud general y el presentar alguna enfermedad, son factores que influyen en como nos afecta el cambio de estación y los cambios de temperatura y de clima que acompañan. 

Evolutivamente, en el sistema inmunológico sus defensas responden ante los cambios con un mayor empeño del sistema hormonal, pero cuando se produce una variación brusca en la temperatura, la presión o humedad, el organismo acusa estos excesos, lo que dispara el riesgo de accidentes cardiovasculares y cerebrales, crisis asmáticas, melanomas, alergias, cólicos renales y trastornos del estado de ánimo, entre otros.

Las personas buscamos el “confort climático”, es decir, estar satisfechos con el ambiente térmico en relación a ciertos parámetros de temperatura (20-25ºC), humedad (40-70%), presión (1.013,2 mb) y velocidad del aire (0,15-0,25 m/s). ¿Qué sucede cuando este confort se ve alterado? Está comprobado que determinados cambios bruscos de temperatura, presión atmosférica y humedad ambiental, cuanto mayor sean, más cambio y alteraciones provocan en el sistema nervioso y vascular de las personas.

Parece ser que el verano es una estación que suele ir acompañada de una gran movilización emocional. Por regla general se caracteriza por un estado de ánimo alegre, vital, en el que, se encuentran exaltados los sentidos, solemos estar más receptivos y abiertos emocionalmente. Aparenta ser una época de alegría y jovialidad pero hay personas que experimental lo contrario y el verano les provoca fatiga, malestar y apatia por el aumento de humedad y temperatura. Sea como sea, es provisional, estos cambios que estas experimentando son transitorios y se prolongaran hasta que tu cuerpo se aclimate y vuelva a regularse ante la nueva situación climática.

Poco a poco se regulará tu cuerpo y tu mente, algunas personas somos más vulnerables que otras a estos cambios si tu eres una de ellas ten paciencia y espera, si ves que pasa el tiempo y no te encuentras más estable puede que te pase algo más y seria un buen momento para plantearlo a un profesional.

¿A ti te afecta el verano en tu estado de ánimo? ¿Eres vulnerable a los cambios de temperatura?

Gracias por seguirme, hasta el próximo día!!