lunes, 18 de junio de 2018

Toda la verdad sobre la tanorexia o la obsesión de tener la piel morena

Tener un bronceado bonito cada verano es algo que nos gusta a muchas personas, pero si estar morenos se convierte en una necesidad y en una obsesión estaremos hablando de que padecemos tanorexia.

Las películas de cine, las pasarelas de moda, los anuncios de televisión, las revistas, los carteles publicitarios… Son muchos los estímulos que nos llegan a nuestras retinas en los que nos muestran un supuesto ideal de belleza en el que tanto mujeres como de hombres tenemos que tener la piel morena para que sea bonita, al menos, en nuestra cultura occidental, puesto que en algunas culturas orientales es justamente lo contrario. 

Nuestros intentos constantes para llegar a cumplir los cánones de belleza establecidos han derivado en la aparición de nuevas patologías psicológicas y psiquiátricas. Un ejemplo de esto es la tanorexia.




¿Qué es la tanorexia?

Hasta hace relativamente poco tiempo, teníamos que esperar al verano para presumir de bronceado. Sin embargo, la llegada a nuestras vidas de las cabinas de rayos UVA han traído la desestacionalización para lucir el "codiciado" color tostado en nuestra piel. Este hecho a contribuido a la aparición de la tanorexia, ya que, esta obstinación por tener una piel morena ha llegado hasta tal extremo que, para ciertas personas, se ha convertido en una obsesión y necesidad

La tanorexia es un trastorno que cumple los criterios de una dismorfofobia, que es tener una percepción distorsionada de alguna característica corporal física,  que puede englobarse en el mismo grupo que la anorexia (obsesión por estar delgado hasta límites muy perjudiciales y extremos) o la vigorexia (obsesión por estar fuerte o musculoso). 

La tanorexia consiste en tomar el sol o someterse a sesiones en cabinas de rayos UVA de manera recurrente y de forma compulsiva con el objetivo de estar cada vez más bronceado y en la búsqueda del color "perfecto" dentro de su percepción subjetiva. En la cabeza de una persona que padece tanorexia siempre se rumia la idea de que nunca están lo suficientemente morenos.

Esta búsqueda constante de tomar el sol genera adicción debido a que la exposición al sol provoca la secreción de endorfinas (neurotransmisores que se generan en el sistema central) que producen una sensación de bienestar y placer. Otras actividades, como el sexo, hacer deporte, la comida, el consumo de drogas, etc, también promueven la estimulación de estas sustancias, por lo que las endorfinas están muy relacionadas con qué una persona se "enganche" a estas sensaciones tan placenteras


¿Qué lo causa?

Con este tema, ha habido casos mediáticos que nos han hecho ver la gravedad de la situación y cómo la persona puede ser dependiente de esta conducta. Uno de los casos más conocidos fue el de Patricia Krentcil (Conocida como tanning mom). Esta mujer de Nueva Jersey  en 2012, presentaba una evidente adicción a estar morena y fue acusada de exponer a su hija de cinco años a los peligros de los rayos UVA. Detectaron en el colegio que la niña presentaba quemaduras por todo el cuerpo. Aunque finalmente fue declarada no culpable, el caso reveló detalles como que Patricia acudía a salones de bronceado más de 20 veces al mes.

Esta obsesión patológica e irracional por broncear la piel y exponerse continuamente al sol o a los solariums tiene su origen en la propia percepción que tiene la persona de sí misma. En este sentido, parece que la persona que padece tanorexia presenta los siguientes síntomas:

-- Manifiesta una búsqueda permanente de la aceptación y/o aprobación de los demás.

-- Baja autoestima.

-- Parece no aceptarse a si mismo/a.

-- Puede presentar problemas de ansiedad, depresión o trastorno obsesivo compulsivo.

-- Manifiesta angustia y decepción, o mal humor frente a la imposibilidad de estar todo el tiempo bajo el sol, o realizar sesiones de cama solar, lo que en otras patologías se conoce como síndrome de abstinencia.

-- Pensamientos recurrentes sobre no perder la tonalidad alcanzada mediante el bronceado.

-- Insatisfacción constante y frustración sobre su fototipo (color de piel), ya que siempre piensan que mucho más pálida de lo que en realidad es, lo que se denomina "distorsión de la realidad".

-- Dejar de hacer actividades de su vida diaria, para poder utilizar y esas horas para tomar el sol.




¿Qué consecuencias tiene?

Todos sabemos que un exceso de exposición al sol no es nada recomendable para la salud de nuestra piel, sobre todo, a ciertas horas del día pero es inevitable en verano hacerlo. 

Las consecuencias de la tanorexia o de los baños de sol excesivos y compulsivos pueden ser:

-- Ansiedad y mayor riesgo de depresión.

-- Aumento de la probabilidad de padecer cáncer de piel.

-- Lesiones cutáneas.

-- Mayor riesgo de quemaduras en la piel.

-- Envejecimiento prematuro cutáneo.

-- Aparición precoz de arrugas más profundas.

-- Aumento del riesgo de problemas en la visión.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento de la tanorexia, es decir, de la obsesión constante y persistente por encontrar el color de piel ideal, al igual que sucede con otras dismorfobias, lo más recomendable es recurrir en una primera instancia a un psicólogo cognitivo-conductual para que trabajemos tanto los pensamientos distorsionados como las conductas inadecuadas.

En muchas ocasiones, este tipo de trastorno se encuentra en paralelo con otros problemas como la ansiedad y la depresión, por lo que si en consulta detectamos rasgos de alguno de estos trastornos lo trabajaremos a la par, ya que atajaremos el problema desde la raíz. 

La autoestima es otra área que en muchas ocasiones se encuentra dañada en este trastorno por lo que también la abordaremos fortaleciéndola, obteniendo así mejores resultados, ya que, es una de las claves para la recuperación. 

Además del tratamiento psicológico de enfoque cognitivo-conductual y según el daño causado en la piel, sería conveniente derivar a la persona a un hematólogo para que le paute productos que le regeneren la piel mediante productos cosméticos especializados y farmacológicos que la ayuden a recuperar parte de su hidratación y elasticidad. 

En algunos casos también será necesaria la derivación a un psiquiatra que le paute el tratamiento psicofarmacológico.

¿Conoces a alguien que padezca tanorexia? ¿Has visto alguna persona alguna vez que creas que lo padece?

Hasta el próximo día!

lunes, 11 de junio de 2018

Beneficios de la práctica de mindfulness

Más de 3000 estudios científicos avalan que la práctica de Mindfulness genera gran cantidad de beneficios, por lo que en la actualidad, mindfulness y ciencia van cogidos de la mano.

Hace algunos años, esto no era así, el entrenamiento de la mente para adquirir la atención plena y consciente, es decir, mindfulness, no se consideraba un concepto válido en psicología. 

La atención plena o conciencia plena es el proceso psicológico por el cual prestamos atención a las experiencias internas y externas que se producen en nuestro momento presente, y es una capacidad que puede ser  entrenada y desarrollada a través de la práctica de la meditación u de otro tipo de formación específica.

El término “atención plena” es una traducción del término sati. La popularidad del mindfulness en Occidente vino de la mano del profesor de medicina estadounidense Jon Kabat- Zinn fundador y ex-director del Center for Mindfulness in Medicine, Health Care, and Society en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Es fundador (1979) y ex director de la Stress Reduction Clinic en la misma universidad.




10 Beneficios que aportara mindfulness a tu vida


1.- Mejora el rendimiento escolar y laboral. Por ejemplo, Investigadores de la Universidad de California de Santa Barbara, hallaron que los estudiantes universitarios que se habían ejercitado en mindfulness mostraron un mayor rendimiento en el razonamiento verbal así como mejoría en su memoria de trabajo. Los investigadores de este estudio concluyeron que "el cultivo de la atención plena es una técnica eficaz y eficiente para mejorar las funciones cognitivas”.

2.- Disminuye el estrés. Según la investigación publicada en 2013 en la revista Health Psychology, la atención plena o mindfulness no sólo está asociada con sentirse menos estresado, sino que también está unida a una reducción de los niveles de  cortisol, la hormona del estrés. 

3.-  Funciona como un “controlador del volumen” cerebral. La práctica de mindfulness ayuda al cerebro a tener un mejor control sobre el procesamiento del dolor y las emociones, mediante el control de los ritmos alfa corticales (que ayudan al cerebro a decidir hacía donde prestar atención), según un estudio en la revista Frontiers in Human Neuroscience.

4.- Nos ayuda a dormir mejor. En la Universidad de Utah realizaron un estudio en el que encontraron que el entrenamiento de la atención plena con mindfulness, no sólo puede ayudar a tener un mejor control de nuestras emociones y estados de ánimo, sino que también nos ayuda a dormir mejor por la noche. 

El estudio concluyó que "Las personas que informaron sobre unos niveles más altos de la atención plena parecen tener un mejor control sobre sus emociones y conductas durante el día. Además, el aumento de mindfulness se asocia con una menor activación en la hora de acostarse , lo que tiene beneficios para la calidad del sueño y la futura capacidad de manejar el estrés".

5.- Ayuda a perder peso de manera eficaz, sana y equilibrada. Una encuesta realizada por psicólogos de la Asociación Americana de Psicología y Consumo, concluyó que el mindfulness puede ser unos de los mejores aliados para perder peso. El entrenamiento en atención plena se consideró un “excelente” o “muy buena” estrategia para la pérdida de peso por siete de cada 10 psicólogos en la encuesta.

6.- Potencia el tratamiento de los trastornos obsesivos compulsivos debido a la neuroplasticidad del cerebro. Según los estudios de Jeffrey M. Schwartz, prestigioso psiquiatra e investigador en el campo de la neuroplasticidad cerebral, el mindfulness muestra significativa efectividad para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo. 




7.- Mejora la capacidad de concentraciónUno de los principales beneficios del mindfulness es que favorece la concentración en una sola cosa. Esta capacidad se generaliza a todo aquello que la persona pueda hacer, ya sean tareas complicadas o sencillas. Una de las conclusiones del estudio de  Hölzel  en 2011 es "La atención plena, nos enseña a mantener las distracciones a raya proporcionando un mayor nivel de concentración en lo que estamos haciendo en ese momento preciso". 

8.- Nos hace mejores personas. Un estudio realizado por investigadores de la Northeastern y Harvard publicado en la revista Psychological Science concluyó que la atención plena o mindfulness no solo ayuda a uno mismo, sino también beneficia a las personas con las que interactuamos al hacernos más compasivos

9.- Mindfulness sigue ayudándonos cuando no lo estamos practicando activamente. Este es el hallazgo de un estudio de la revista Frontiers in Human Neuroscience, lo que demostró que el entrenamiento en mindfulness cambia la respuesta de la región cerebral de la amígdala a los estímulos emocionales, y este efecto se produce incluso cuando la persona no está meditando activamente, es decir, genera cambios estructurales y mantenidos en el cerebro, lo que hace que no haga falta estar practicando mindfulness para sentir los beneficios en el procesamiento emocional de nuestro cerebro. 

10.- Modifica el cerebro protegiéndolo de enfermedades mentales. Investigadores de la Universidad de Oregon averiguaron que el mindfulness da lugar a modificaciones en el cerebro que a su vez pueden protegernos de enfermedades mentales. La práctica de la atención plena se ha vinculado con un aumento de la densidad axonal (las conexiones entre células) y el crecimiento de la mielina, una capa de tejido graso que cumple funciones de protección.

Como ves, el mindfulness nos va a ayudar a ser conscientes de lo que estamos haciendo, experimentando y sintiendo en el momento presente, sin pretender controlarlo, ni juzgarlo y nos va a generar numerosos beneficios. 


¿Cómo practicarlo?

En nuestro centro disponemos de sesiones de mindfulness tanto de manera presencial como online por lo que no hay excusas.

Nuestro entrenamiento en mindfulness consta de una sesión de 1 hora y media a la semana pudiendo elegir entre martes o jueves por la mañana.

Por otro lado, el entrenamiento online, se realiza los viernes de 16h a 17:30h mediante videoconferencia grupal mediante Skype

Si deseas más información, puedes ponerte en contacto con nosotras en el 605 123 623 o mandar un correo a acalandin@tupsicologovalencia.com

Y tú, ¿sabías de estos beneficios? ¿has practicado alguna vez mindfulness?

Hasta la próxima semana!!!!



lunes, 4 de junio de 2018

Las verdaderas razones de comer por ansiedad

La ansiedad es uno de los motivos principales que lleva a una persona a buscar ayuda en nuestra consulta, ya que, la ansiedad genera un malestar significativo que afecta en todos los ámbitos de nuestra vida, incluyendo nuestra alimentación

En muchas ocasiones, las personas han visitado un centro de nutrición y dietética y, en él, han observado que bajo estos malos hábitos alimentarios se esconde algún tipo de alteración emocional, en la que la ansiedad tiende a tener un papel protagonista. En este artículo, vamos a abordar este tema centrándonos en el hecho de comer por ansiedad, una alteración frecuente en el día a día de muchas personas.

Si nuestro cuerpo pide agua, frutas, verduras, cereales integrales o legumbres, está pidiendo alimento y es sinónimo de que se encuentra saludable. En cambio, si constantemente se sentimos la necesidad de comer alimentos azucarados, salados y grasientos, tenemos que preguntarnos: “¿Qué le ocurre a mi cuerpo físico y emocional, y por qué?”




¿Por qué comemos de forma compulsiva?


El Instituto Médico Europeo de la Obesidad asegura que la incertidumbre del día a día y el estrés en el que estamos inmersos hacen que casi todos segreguemos una menor cantidad de neurotransmisores (serotonina, dopamina y noradrenalina) cuya carencia nos genera ansiedad y un apetito incontrolable como forma de calmar el estrés.

Comemos por ansiedad cuando comemos por tapar un malestar y encontrarnos mejor, lo hacemos cuando estamos angustiados/as, deprimidos/as, aburridos/as, etc. para encontrar en la comida una satisfacción o un alivio momentáneo a las emociones negativas o preocupaciones, resultando una estrategia totalmente contraproducente que nos aliviará instantáneamente pero no solucionará ni eliminará las emociones negativas que la originaron además de terminar sumando otro problema al comer de forma compulsiva y desmesurada.

En estas circunstancias, diríamos que no como por ansiedad sino que la ansiedad me da por comer, es decir, comer compulsivamente es un síntoma de la ansiedad. Por tanto, es muy importante comprender que el problema no es la comida sino la ansiedad, de manera que si soy capaz de controlar la ansiedad no sentiré ansiedad por comer.

En estos casos, la persona no come porque tenga hambre o sienta una necesidad física, sino que lo hace para saciar las necesidades emocionales. Comer es un conducta que libera numerosos neurotransmisores, como la dopamina, que nos hacen sentir bien. Por lo que, aunque después puedan aparecer sentimientos de culpabilidad, la recompensa y la sensación de bienestar inmediata ayudan a disminuir la emoción de angustia que provoca la ansiedad.

¿Cómo puedo saber si tengo hambre real o como por ansiedad?


La necesidad de comer causada por la ansiedad, o el hambre emocional, tiende a aparecer de manera repentina y con una intensidad tan elevada que en la mayoría de ocasiones es muy difícil resistirse a ella y diferenciarla de un ataque de hambre físico habitual.

No obstante, existen algunas señales que nos pueden ayudar a identificar si este hambre es real o provocado por nuestro estado de ánimo. 

.- Aparece de manera imprevista y repentina 

.- No se origina en el estómago, sino que nuestra mente genera una serie de imágenes mentales y representaciones de la comida, su sabor, su textura, etc. 

.- Comemos de manera automática, sin ser conscientes del tiempo ni de las cantidades. 

.- Suelen apetecer un tipo de alimentos o comidas en concreto, casi siempre comidas grasas o comida basura. 

.- No nos sentimos saciados

.- Después de comer aparecen sentimientos de culpa, arrepentimiento o vergüenza. 




¿Qué puedes hacer?


Aquí tienes 5 recomendaciones que van a ayudarte a gestionar mejor tus emociones y a no comer de manera compulsiva.

1.- Sal a caminar. Pocas cosas pueden ser tan terapéuticas como darnos un largo paseo de una hora al aire libre. Te ayudará a relativizar problemas, a aliviar ansiedades, a poner en marcha tu corazón y a liberar tu mente. Después de ese paseo, empezarás a ver las cosas de otro modo. Vale la pena intentarlo.


2.- Escucha a tu cuerpo. La comida no debe usarse para calmar la ansiedad. No es esa su función. Como he mencionando, lo fundamental es conocer el origen de tu ansiedad. En toda persona que come por ansiedad, sea consciente o no, existe algo en su vida interior, personal, laboral, etc. que le provoca malestar e intenta aliviarlo con la comida. Siempre existe un origen de la sintomatología ansiosa. He tenido muchas situaciones de entrevistas con pacientes que te comentan que están ansiosos pero que no tienen motivo para ello, siempre les digo que algo debe de haber que les cree ese malestar interior, sino el cuerpo no tendría porque reaccionar de esa manera. A veces, sí sabemos qué ocurre pero no queremos reconocerlo bien a nosotros/as mismos/as, bien a otras personas… así que buscar el origen y emprender un camino más saludable es el primer paso.


3.- Dormir bien te sacia. Dormir menos de 7 u 8 horas aumenta las hormonas que estimulan el apetito, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.


4.- La importancia del triptófano. Las proteínas animales (carnes, pescado o huevos), lácteos, plátanos, piñas y frutos secos contienen triptófano, que tiene efecto tranquilizante. El triptófano es un aminoácido que, después de unos complejos ciclos metabólicos en el organismo, se transforma en serotonina. Por lo tanto, debemos asegurarnos un correcto aporte de triptófano, ya que puede ayudar a regular los niveles de serotonina, neurotransmisor que participa en el control del apetito y está relacionado con el estado de ánimo.


5.- Busca ayuda profesional. Una vez determinado que las sensaciones de hambre no son físicas sino emocionales, y que la ansiedad es la gran culpable de que no nos podamos resistir a asaltar la nevera de manera compulsiva, es recomendable solicitar la ayuda de un profesional en psicología que nos ayude a manejar y disminuir los síntomas ansiosos y, por lo tanto, la necesidad de comer.

¿Conoces algún caso relacionado con lo que te he comentado? Explica el caso ya que puede ayudar a otra pesona en esa situación.

Os espero la semana que viene!!!

martes, 29 de mayo de 2018

"Medalla de Oro" del Foro Europeo Cum Laude. Intenta buscar un reconomiento siempre saludable

Este pasado fin de semana tuve el gran placer de recibir la "Medalla de Oro" del Foro Europeo Cum Laude y me gustaría comentaros mi experiencia y hablar sobre la necesidad de reconocimiento que tenemos las personas.

El Foro Europeo Cum Laude es una agrupación independiente de carácter apolítico, aconfesional y sin ánimo de lucro. Este foro es una iniciativa compartida por destacadas personalidades de la sociedad civil y sus objetivos son crear ámbitos adecuados para el intercambio y la divulgación de ideas entre distintos líderes de la vida empresarial, cultural y política.





En el marco de las actividades del Foro se encuentra la entrega de la “Medalla de Oro" del Foro Europeo Cum Laude, que se concede a presidentes de instituciones, profesionales liberales y personalidades de la sociedad civil que han destacado por su profesionalidad, europeísmo, humanidad o por su capacidad de emprendimiento y liderazgo.

Siempre es maravilloso que se reconozca tu trabajo y el esfuerzo que cada uno hacemos por ser mejores cada día pero quiero aprovechar esto para sacar a la luz un tema que está muy presente en mi consulta como es la necesidad de reconocimiento que tenemos por parte de los demás. 

¿Por qué tenemos necesidad de reconocimiento?

A todos nos gusta que nos reconozcan un logro o un trabajo bien hecho, ya sea en el ámbito laboral, familiar o en la pareja, especialmente si nos hemos esforzado mucho para conseguirlo. Este reconocimiento por parte de los demás nos infunde autoestima y autoconfianza, nos permite saber que vamos por el buen camino y nos motiva para seguir adelante. El problema surge cuando necesitamos ese reconocimiento en todo lo que hacemos y, conscientemente o no, actuamos buscando ese halago y esa aprobación. 





Como he comentado, el reconocimiento y el refuerzo es fantástico pero tiene que ser saludable. Cuando se convierte en una necesidad o uno mismo no es capaz de valorar sus logros sin que los demás se lo digan, se convierte en una dependencia. 

Cuando se valoran sus acciones, sus palabras, sus comportamientos, sus actitudes e incluso su físico y estas necesidades se vuelven casi obsesivas, estaríamos hablando de un reconocimiento poco saludable. Ese que busca en el exterior lo que no encuentra en el interior.

¿Cómo puedo conseguir un reconocimiento saludable?

¿Conoces a una o varias personas que buscan siempre el reconocimiento de los demás? 

Para superar esta necesidad de aprobación, comienza haciendo un listado de todos tus logros. Debemos ser nosotros quienes aprendamos a valorar nuestro esfuerzo de forma objetiva, a valorar nuestros talentos y cualidades y a felicitarnos por nuestros logros, incluso aunque los demás no lo hagan.

Asume que ni puedes ni quieres gustar a todos: Seas quien seas, tengas las virtudes que tengas, nunca gustarás a todo el mundo. Siempre habrá personas que nos critiquen y desaprueben y eso le pasará a todo ser humano de este planeta, por lo tanto, tener la necesidad de aprobación como dependencia es bastante irracional.

Toma tus propias decisiones: Cada vez que tengamos que tomar una decisión, deberíamos hacernos esta pregunta, ¿en base a qué estamos tomando esta decisión?, ¿nos influye la opinión y deseos de otros?, ¿qué deseamos nosotros, dejando de lado la opinión social?



Nadie conoce mejor que tú, qué quieres y qué necesitas. Nadie nos conoce tan bien como nosotros y, a menudo, sucede que se forman opiniones equivocadas sin bases racionales, por ello nunca debemos darle tanto poder a lo que otros piensen de nosotros, porque se equivocan, y es uno mismo quien debe tener unos criterios estables de auto-concepto.

Nadie es ni más ni menos que tú. No somos menos valiosos ni más que otros. Todos somos iguales, no importan los éxitos conseguidos, ni las posesiones ni la seguridad en uno mismo, lo único importante es quien seas como persona, los valores humanos que te definen.

Acepta las diferencias entre personas: No todos somos iguales, cada uno tenemos nuestros gustos, opiniones, forma de vida, etc.. ser diferente no significa que sea mejor o peor. 


Espero os haya parecido interesante el artículo. 



Hasta la próxima semana!!!

domingo, 20 de mayo de 2018

¿Eres de los que piensas que ir al psicólogo es de "locos"? Normalicemos la psicologia YA

¿Eres de los ignorantes que piensa qué ir al psicólogo es solo para los "locos"? ¿Te avergüenzas de decir qué vas al psicólogo? ¿Crees que un psicólogo no puede aportarte nada nuevo y qué sólo vas a contarle a un desconocido tu vida? Si las respuestas a estas preguntas son un SÍ estás más que equivocado y pienso demostrártelo en este artículo, así que...sigue leyendo.

Para empezar a desmontar creencias erróneas podemos hablar de qué la psicología es una CIENCIA no es escuchar a las personas y aconsejarles, ya que, eso no tendría ningún sentido, puesto que, mi experiencia personal no tiene que ver con la de otra persona. 




La psicología, es la ciencia que estudia los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea. La psicología científica nace en el siglo XIX en el momento en que se comienzan a medir aspectos mentales de forma cuantitativa y se busca establecer una relación entre la mente y el cuerpo.

Por la tanto, igual que decidimos ir al médico, para hacernos un chequeo de nuestro cuerpo para ver que todo va bien; al dentista, para cuidar nuestra salud buco-dental, al fisioterapeuta cuando sentimos alguna molestia muscular, etc, deberíamos ir al psicólogo para aprender a gestionar bien nuestras emociones y evitar así posibles trastornos emocionales. 


¿Qué pasa por ir al psicólogo?

Considero que cada vez es menor pero sigue habiendo un estigma a la hora de ir al psicólogo. En este aspecto me gustaría hacer varias aclaraciones:

1.- La mayoría de las personas que deciden acudir al psicólogo no tienen un trastorno mental grave. De hecho, en estos casos, deben ser tratados por psiquiatras y por psicólogos clínicos especialistas que se encuentran en los hospitales. 

2.- Podemos acudir al psicólogo por infinidad de motivos: Por estar pasando alguna situación vital estresante y nos está superando, por querer mejorar algunas habilidades personales, ante una toma de decisiones complicada, etc. Como ves cosas que nos pueden pasar a todos en un momento dado. 

3.- No es ninguna vergüenza. Yo he acudido al psicólogo en algunos momentos de mi vida y no me da ninguna vergüenza admitirlo. En mi consulta cada día aprendemos cosas que nos irían bien a TODOS, si has leído bien, a TODOS. Todos anticipamos y lo pasamos mal sin necesidad, todos damos demasiada importancia a cosas que no la tienen, TODOS vamos acelerados y no nos paramos a pensar en las cosas importantes que tiene la vida, etc. 

4.- Parece que es más molón ir al COACH. En este tema tengo mucho que decir pero voy a ceñirme a un concepto. Parece que tener un COACH es lo más pero ir al psicólogo es una vergüenza, fíjate si somos ignorantes en este país

Mi terapia es justamente esto, es un entrenamiento de crecimiento personal, en ella aprendemos cosas como darnos más importancia a nosotros mismos y a nuestro tiempo libre, aprendemos a enfocar las cosas de forma diferente, aprendemos a comunicarnos mejor con los demás, etc. 


Trabajar todo esto con un psicólogo es el camino correcto, ya que, es la persona que ha estudiado la ciencia del comportamiento humano, que quiero decir, que si lo trabajas con un psicólogo tienes la garantía de estar ante un profesional qué sabe de lo que habla y te va a proporcionar las herramientas que están demostradas científicamente, no como con algunos COACH qué trabajan con tus emociones y conductas y son abogados, arquitectos, etc. 


¿Dejarías que te sacara una muela un economista? ¿Y porqué permites que te ayude a gestionar tus emociones una persona que no es psicóloga?

¿De verdad sigues pensando qué esto es de "locos"? Pues yo creo que lo que es de locos es no ir al psicólogo!




Entrénate para la vida

Desde nuestro centro de psicológica nos hemos propuesto empezar una campaña de normalización de la psicología. Ir al psicólogo es algo que tenemos que hablar con normalidad para así mostrarle a las personas que es una buena idea acudir a un profesional cuando se necesite y sobre todo cuando empieces  con los primeros síntomas de malestar emocional y no esperar tanto. 

Si estas pasando por un bache emocional, no sabes que decisión tomar, quieres aprender herramientas para crecer personalmente, quieres quererte más a ti mismo, aprender algunas pautas para ser un padre/madre más hábil emocionalmente, quieres que tus hijos crezcan con una mayor inteligencia emocional, este es el momento, acudir a un psicólogo cognitivo - conductual como nosotras va a aportarte muchas herramientas para sentirte mejor contigo mismo.

Ayúdame en mi camino de normalizar ir al psicólogo! Deja tu mensaje y dinos qué estás aprendiendo en tu psicólogo, vamos a romper el estigma!


#yovoyalpsicologo

Hasta el próximo día!!

lunes, 14 de mayo de 2018

¿Los psicólogos vamos al psicólogo?

¿Crees que los psicólogos no tenemos problemas emocionales? ¿Eres de los que piensa que por que sabemos las herramientas y las enseñamos, los psicólogos no nos enfadamos nunca?

Si piensas que los psicólogos somos indestructibles y no tenemos problemas emocionales estás muy equivocado. Los psicólogos somos personas y, como tal, en muchas ocasiones, nos derrumbamos, tenemos ansiedad, tristeza, miedos e incluso, nos enfadamos. 

Yo en mi vida he pasado por algunas épocas en las que he necesitado la ayuda de algún compañero de profesión, ya que, cuando te encuentras inmerso en una mala época, ves las cosas de forma tan subjetiva y emocional que, a pesar, de saber que recursos tendrías que utilizar, te ves incapaz de ponerlos en práctica sin una guía. 

En mi trayectoria como psicóloga, he ayudado a varios compañeros a pasar por las malas rachas que estaban pasando. Me han permitido caminar junto a ellos para manejar su ansiedad, miedos, duelos, etc y de esta experiencia ambos, hemos obtenido más capacidades para seguir desempeñando nuestro trabajo mejor, ya que, cuando vives las cosas eres más capaz de empatizar con otro ser humano que está pasando por lo mismo. 




Creo que pasar por etapas complicadas y superarlas a todas las personas nos hace más fuertes pero en nuestro caso, además, nos hace mejores profesionales. 

Hoy os traigo el testimonio de una de estas personas, su testimonio explica a la perfección la importancia que tiene buscar ayuda psicológica siendo psicólogo. 

Testimonio 

Francisco

    A veces, la vida se complica. Hace varios años, y motivado por una cascada de circunstancias, me empezaron a fallar las fuerzas, entré en un estado de desmotivación y falta de ilusión para realizar hasta la tarea más cotidiana. Cualquier actividad me requería un esfuerzo extraordinario. Soy psicólogo, y mi trabajo siempre ha consistido en prestar ayuda a otras personas en diferentes situaciones de crisis, alteraciones del estado de ánimo y proporcionar medios de afrontar, de la mejor forma posible, las distintas situaciones que pueden mermar nuestra salud mental. Y sin embargo, mis conocimientos y experiencia no pudieron evitar la fatiga psíquica que experimenté, y que en su momento fue descrita como depresión.

    La ayuda de un compañero de profesión,  de un psiquiatra, junto con una red social cercana, pudieron hacer que después de dos años volviera, paulatinamente, más ilusión por hacer las actividades de siempre e incluso retomar mi actividad profesional. Pero la vida se volvió a complicar. En el transcurso de los últimos meses de mi recuperación conocí a una mujer. Después de unos meses de compartir momentos, y aunque no se pudiera decir que tuvimos una relación sentimental, sino mas bien de amistad y amplia complicidad, albergué expectativas de que, con el tiempo, pudiéramos consolidar una relación afectiva. No obstante, todo se resolvió y finalizó de forma abrupta, sin un tiempo para explicaciones, sin una conclusión de la relación que no diera paso al dolor emocional y que volvió a dejarme en un estado apatía y de pérdida de ilusión. Aunque seguí con mi habitual actividad, no era más que una rutina anodina y carente de sentido, por la sensación continua de haber perdido una relación altamente satisfactoria para mi.

    Decidí que volvía a precisar la ayuda de un profesional de la psicología pues, es evidente que, al igual que solicitamos la ayuda de otras personas para los mas diversos menesteres (buscar un asesor fiscal, buscar abogado para un tema legal, buscar consejo médico para una dolencia física…), el afrontar las propias dificultades de la vida que pueden afectarnos en nuestro bienestar emocional requiere del asesoramiento de psicólogos o psicólogas, independientemente de nuestro estatus, cualificación profesional o experiencias pasadas.



    Encontrar a Amparo Calandín, como psicóloga profesional y de competencia demostrada, que ha realizado un acompañamiento terapéutico en mi proceso de profundo malestar psicológico por una relación frustrada, ha supuesto un antes y un después en mi mejoría personal. Y, aunque ha habido momentos en los que no vislumbraba como salir del estado de gran desesperanza que me embargaba, su habilidad para  escuchar, respetar los tiempos, reconducir y mostrar recursos psicológicos a poner en práctica, han ido haciendo que, con gran paciencia, no tomara decisiones equivocadas. A fecha de hoy, en los cada vez menos días grises que aparecen, siempre encuentro en las oportunas orientaciones de Amparo el ánimo para continuar.

   Creo que nunca tendré las suficientes palabras para agradecer toda la inestimable ayuda que me ha prestado.

Como ves, los psicólogos también tenemos problemas emocionales y pasamos por diversos momentos en la vida como cualquier persona. Aunque conozcamos las herramientas para superarlo, siempre se necesita de un profesional que te marque el camino a seguir.

Espero que os haya parecido interesante este testimonio.

Hasta la próxima semana!!!!

miércoles, 9 de mayo de 2018

Cómo acabar con la envidia que tenemos hacia otras personas

La envidia es una emoción universal pero, no es natural, ni saludable para nadie, sentir constantemente ese malestar, resentimiento, que la envidiar te genera. Es más eficaz buscar ser valiente, único y audaz. Es importante que no permitas que el éxito de los demás te detenga, por eso hoy vamos a ver algunos consejos para aprender a focalizar en tus fortalezas y logros y no fijarte tanto en los demás.

¿Por qué eres envidioso/a?

La envidia se presenta por diversos motivos, pero uno de los principales es la percepción de que se está produciendo una injusticia. "¿Por qué a esa persona es rica, o famosa, o inteligente, o trabajadora, o encantadora y querida por todos... o por tener alguna ventaja física?" Estas son algunas de las principales preguntas que se hacen los envidiosos, por qué los demás son o tienen cosas mejores que ellos en vez de disfrutar y aceptar su vida tal y como es o trabajar por mejorarla...¿Será por qué es más fácil criticar que esforzarse por cambiar?





¿Qué tipo de envidioso/a eres? 

Los envidiosos se dividen en dos tipos principales:

Están los "sanamente envidiosos", que anhelan lo que tienen los demás o el tipo de vida que llevan, pero no desean nada malo para ellos. 

Y los "envidiosos insanos", que no solo desean lo que alguien o los demás tienen sino que además quieren que lo pierdan. Se alegran cuando le va mal a esa persona que envidian, cuando se equivoca, cuando pierde o cuando su pareja le traiciona. 

En este segundo grupo también se encuentran muchas personas que no se consideran malas y que les encantaría no tener ese sentimiento, pero no lo pueden controlar ni evitar. No lo pueden parar porque les aparece de manera impulsiva e incontrolable. Presencian al "objeto de su envidia" y automáticamente se disparan las ganas de que fracase y falle. Buscan dejarle mal y desprestigiarlo, justificar su éxito en todo menos en sus méritos y elaboran juicios de valor fáciles e injustos.


¿Cuáles son tus características principales?

- Estas comparándote constantemente con los demás, ya sea por la personalidad o posesiones de otra persona.

- Estas disconforme contigo mismo.

- Te molestas o te enfadas ante la felicidad o éxito de los demás, incluso deseas que todo le vaya mal a los demás para tu sentirte menos infeliz.

- No vives en tu vida sino en la de los demás, inviertes bastante tiempo en lo que desearías o te gustaría tener y piensas mucho en lo que careces.

- Eres una persona burlona, mal hablada, pesimista, crítica.

- No reconoces que tienes un problema de envidia.


¿Qué puedes hacer para dejar de ser así?


-- Ten fe en ti mismo. Aprende a confiar en tipuesto que tienes la capacidad de resolver tus problemas y llegar a cumplir tus sueños si lo deseas. Cuando una persona confía en sí misma, se ama y se respeta.




-- Aprende a no meterte en la vida de nadie. No juzgues a nadie, no te metas en su vida, porque mientras sigas echando la culpa a los demás de tus "desgracias" a tu marido, al profesor, a tus hijos, no vas a ver las soluciones. Por eso los quejicas no solucionan nada, porque siempre están mirando y hablando de los demás, en lugar de mirarse a sí mismos.

-- Explota tu originalidad y unicidad. Tú no tienes que ser diferente de los demás, sino que tienes que ser único, porque tienes que ser tú mismo.

-- No hables mal de tu competencia. No estés pendiente de lo que hace el otro, descubre tu singularidad, lo propio, lo característico, lo que te hace único. 

-- Expande tus recursos. La vida te pondrá ante situaciones distintas para que puedas actuar de nuevas formas.

-- Diseña tu propia vida y disfrútala. Necesitas toda la energía para planificar el día, la hora, los detalles, las formas exactas de cómo alcanzar tu sueño. Y tienes que visualizar con exactitud cómo vas a alcanzar tus sueños, no pierdas el tiempo en la vida de los demás y céntrate en la tuya. 

¿Eres envidioso/a? ¿Quieres trabajar para cambiarlo? No lo pienses más y empieza a hacerlo! 


"Tienes que confiar en ti mismo, tienes la capacidad de salir de cualquier situación"

Hasta el próximo día!